Eleonora Pedot, militante del Movimiento Nacional Campesino Indígena – Vía Campesina, contó cómo la agricultura familiar atravesó los cuatro años de macrismo, cómo construyeron unidad de cara al Congreso de la Madre Tierra y esbozó cómo hacer que los alimentos producidos por el pueblo lleguen al pueblo sin intermediarios.

14 de enero de 2019, CABA (Ansol).- “En el macrismo no hubo ningún tipo de política para la agricultura familiar campesino indígena. No hubo ningún tipo de apoyo, todo lo contrario. Entonces, para nosotros fueron 4 años de mucha crisis”, denunció Eleonora Pedot, militante del Movimiento Nacional Campesino Indígena – Vía Campesina.

Explicó que el macrismo desmanteló la secretaría de Agricultura Familiar, pero resaltó que eso colaboró con la unidad en pos de la lucha por el sector.
Los tarifazos y la devaluación (que impactaba sobre los insumos dolarizados) comenzaron a unir a las organizaciones rurales que están en la confederación CTEP y en los movimientos populares que hoy están nucleados en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP).

Si bien en estos últimos cuatro años no han avanzado en mcuhos derechos, sí alcanzaron las leyes de Emergencia Social y Alimentaria. “Nuestro sector, que es el que trabaja la tierra, proudce alimentos, pelea por una producción que llegue al pueblo y que llegue en nuestras manos y no por intermediarios”, definió Eleonora Pedot, militante del Movimiento Nacional Campesino Indígena -Vía Campesina.

“Nos pagan un valor muy escaso de nuestra producción y en el mercado central o las góndolas de los supermercados se termina vendiendo mucho más caro”, concluyó.

La lucha por la tierra

Para el MNCI, la principal política es la tenencia de la tierra. Pedot desarrolló: “Puede ser por propiedad, por derechos de comunidades indígenas o por comodato. Hablamos mucho de la función social de la tierra porque no queremos la tierra para una cuestión inmobiliaria, sino para producir alimentos”.

Para Pedot, las tierras fiscales pueden ser otorgadas para la producción de alimentos. “Cuando la tierra tiene título, empieza a tener un valor determinado. A veces, los mismos empresarios presionan al campesinado para que tenga que vender -los que tienen la posibilidad de tener título de propiedad-. Una tierra en comodato no es vendible. Es por uso”, ejemplificó.

Soberanía alimentaria

“Queremos producir nuestros propios alimentos y que el pueblo produzca los alimentos que está acostumbrado a consumir. Hoy las políticas de Estado que existen son políticas que están pensadas en los grandes commodities de producción que son soja, trigo, girasol. De eso, nosotros comemos muy poco. De hecho, como los precios están en dólares en el trigo, la harina, que el pueblo consume mucho a través del pan y de la comida habitual, termina estando a precio dólar y también es carísimo. Hoy la política que existe no está pensada para que el pueblo se alimente”, contó a esta agencia.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente. 

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

Agencia de Noticias Solidarias

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!