Se trata de Mundo Nuevo, situada en Serrano y Corrientes, barrio porteño de Villa Crespo. Para todos mis compas fue una decisión político-pedagógica.

La escuela cooperativa Mundo Nuevo realizó el festival Para Todos Mis Compas, un espacio de talleres de arte y juego, abierto a estudiantes de jardín y primaria de toda la comunidad del barrio.

Hubo talleres de murga, cine, objetos jugados, percusión, fotografía, luthería, circo, clown, juegos teatrales y títeres.

“Como parte fundacional de la propuesta, lxs niñxs participan de la elección de los talleres que transitan durante el año. En Para Todas Mis Compas (y en toda la escuela) fomentamos y acompañamos el desarrollo de la autogestión entre lxs pibes como principal forma de organizar el trabajo, el juego y los propios deseos”, contó Serena Colombo, directora de Mundo Nuevo a ANSOL.

También explicó que para cada docente que conforma la estructura, este es un espacio para la expansión de la creatividad de la niñez. “El trabajo con el juego y el arte implica darle lugar a las emociones y las sensaciones que acompañan la construcción de subjetividad de cada cual”, relató, y dejó en claro: “Damos importancia al valor de la palabra y a la escucha de la palabra de otrxs. En este camino, lxs docente acompañamos la posibilidad de decir y expresar ideas y emociones que emergen”

Protagonismo infantil

Parte de los objetivos de Para Todos Mis Compas es participar y fomentar actividades relacionadas con el barrio de Villa Crespo y la Comuna 15; Durante 2019 (como desde hace varios años) la cooperativa participó del Cumpleaños 131 de Villa Crespo en la Plaza Benito Nazar y del encuentro de murgas promovido por de la murga Los Desconocidos de Siempre Festival Desconicido en el Parque Centenario , así como del Corso Oficial de Villa Crespo (en el mes de febrero).

Dentro de la Escuela Cooperativa Mundo Nuevo, el festival de cierre de año de Para Todos Mis Compas es un hito conocido y que genera grandes expectativas.

A mediados de 2019 el equipo de docentes decidió cambiar el formato y realizar un Festival de Arte y Juego, en el espacio público sobre la calle Serrano.

“Dentro de las propuestas, había espacios de juego para toda la familia y muestras de las producciones que realizaron lxs chicxs durante el año. También contamos con la presencia de intervenciones de artistas amigxs invitadxs (show de acrobacia itinerante, espectáculos de títeres y talleres de percusión)”, contó Colombo.

El protagonismo fue de la niñez: el festival comenzó con una presentación de la murga de nuestra cooperativa Las Huellas de Los Monos”, dentro de la escuela hubo números de estudiantes del taller de clown, cortometrajes actuados y filmados por el taller de cine, muestra fotográfica, un espacio de construcción de instrumentos, un laberinto sonoro, un juego de la oca gigante, entre otras propuestas.

El cierre estuvo a cargo de docentes de Para Todos Mis Compas, que le regalaron a toda la comunidad algunas canciones con baile y juegos de ronda.

Una decisión político-pedagógica

Para concluir, docentes de Mundo Nuevo contaron que el motor de la decisión de organizar un festival en el espacio público, es el de recuperar la calle como espacio de encuentro, juego y festejo. “Como un espacio cultural donde se convoca a toda la comunidad a ser parte de una fiesta inclusiva. Organizar un festival en la calle es una decisión político-pedagógica”, se posicionaron.

La Cooperativa se propone en distintas instancias del año abrir sus puertas o incluso traspasarlas, para generar territorialidad, no sólo con la comunidad educativa que la compone, sino con todo el barrio. 

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente. 

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!