Por Lic. Eduardo H. Fontenla*

Un punto común y repetido es que el desarrollo sostenible y la cooperación  son compatibles, afines y se potencian cuando las organizaciones cooperativas se basan en sus principios y valores y a su vez articulan y se comprometen con sus comunidades tal como lo expresa el séptimo principio.

Hoy  las empresas cooperativas y mutuales han adquirido una gran relevancia en el ámbito empresarial, convirtiéndose en entidades socio-económicas de importancia y en favor de un dinámico desarrollo local/regional articulado  con el territorio que genere mayores ingresos, tienda a una equitativa distribución del ingreso y una disminución de conflictos de intereses.

Al interno de cada cooperativa los cambios y los desafíos producidos aceleradamente exigen elegir la opción correcta de desarrollo. Por un  lado, pensar participativamente una renovación y reformulación de las estrategias y de los procesos de gestión y, por otro, una urgente vuelta a la esencia, valores y principios. Es decir, ofrecer futuro y repasar integralmente las lecciones de identidad e historia de cada organización de la economía social y solidaria. Esto es, aumentar la coherencia entre los lineamientos y postulados orientadores que marcan pautas y  alumbran la acción y gestión.

La brújula, faro y fuente de la diferenciación con otros modelos organizacionales  está en  la definición, en la tabla de valores y en los siete principios cooperativos que enmarcan al sistema y han sido oficializados por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), ellos son: Adhesión voluntaria y abierta; Control democrático para parte de los asociados; Participación económica de los asociados; Autonomía e independencia; Educación, capacitación e información;  Cooperación entre cooperativas e interés por la comunidad.

La definición de la ACI es: Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada.

Para encarar las  situaciones nuevas que debemos resolver de forma inteligente tenemos un mapa doctrinario vivo,  solvente y validado por las respuestas concretas que históricamente el accionar de la economía social  dio a distintas necesidades de las personas en diferentes lugares del mundo.

Conexión virtuosa e interactiva

Hoy tenemos un desafío y una oportunidad para mostrar el diferencial cooperativo que es conectar y comprometernos de manera vinculante con el mapa doctrinario de la economía social y la propuesta de desafíos globales dada en los  17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU acelerando la implementación conjunta, en razón de la ligazón valorativa y operativa que tienen entre sí, el apoyo recíproco y la re significación que implica.

Este respaldo mutuo y alianza permitirá proyectar mejor el futuro y optimizar la orientación doctrinaria de la ES con un trabajo que sume la plataforma de los ODS mundiales integrados en la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, a la par de potenciar los objetivos que propone Naciones Unidas.

Los ODS que llevan por título “Transformar nuestro mundo: la agenda 2030 para el desarrollo sostenible”,  también conocidos como objetivos mundiales, fueron aprobados por resolución de la asamblea general de la ONU el 25/09/15, se pusieron en marcha en enero de 2016 y seguirán orientado las políticas del PNUD durante los próximos 15 años, por ello, se denomina agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

Los 17 objetivos

1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo;  2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible;  3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades;  4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos;  5. Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas;  6. Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos;  7. Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos;  8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos;  9. Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación;  10. Reducir la desigualdad en y entre los países;  11. Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles;  12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles;  13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos;  14. Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible;  15. Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, efectuar una ordenación sostenible de los bosques, luchar contra la desertificación, detener y revertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de diversidad biológica;  16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles  y 17. Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible.

Dentro de los objetivos se encuentran 169 metas  y más de 300 indicadores, que reflejan la intensidad de la propuesta. Metas que no orientativas y no mandatarias para los países.

EL Estado Argentino que es el responsable primario para la aplicación y seguimiento de la agenda 2030 para del desarrollo sostenible, a través del Consejo Nacional de Coordinación  de Políticas Sociales (CNCPS), creado en el año 2002 mediante decreto Nº 357.

Por decreto Nº 499/2017 se estableció al GNCPS como organismo responsable para posicionar, impulsar, coordinar e implementar los ODS, en tal sentido desarrolla acciones a favor de las 80 metas, 65 de ellas adoptadas y 15 adaptadas a la política y  realidad de nuestro país.

Creemos que un mundo que se está reorganizando y  tan heterogéneo, construir complementariedades y priorizar las conexiones entre los  principios y los ODS  es un camino valorativo y pragmático en favor del desarrollo sostenible de las personas,  de la economía social y de las comunidades. Es decir, conjugar ambas dos plataformas es un plus muy favorable y no significa reemplazo.

Todos los componentes de los ODS son fundamentales, tienen una meta específica, pero deben tomarse sistémicamente ya que se potencian y  se refuerzan mutuamente, al igual,  que se apoyan y alinean la definición,  los valores y los  principios cooperativos en un cuerpo de ideas y acción.

Es decir, son indivisibles y cada uno no es un comportamiento estanco, requieren de una necesaria  interacción entre sì e interdependencia para cumplir las finalidades y generar impacto. No hay supremacía de unos sobre otros.

Aunque todas las cooperativas deben ajustarse estrictamente a los principios que se interrelacionan y orientan su accionar. Queremos alertar sobre un desvío demasiado usual, como es el desconocimiento y las confusiones que genera el denominado “cooperativismo a la carta”, es decir,  el que transitan algunas organizaciones que sólo eligen y aplican algunos principios,  convenientes y funcionales a sus objetivos y rechazan o dejan de lado otros que perjudican o molestan intereses individuales.

Es erróneo seleccionar o privilegiar alguno (s) respecto de los demás, porque se desnaturalizan, se  pierde impacto positivo, consistencia organizacional  y se generan contradicciones. Debemos ser claros doctrinariamente, ningún principio es más importante que otro.

Por ello, la matriz organizacional de la ES y las esferas de acción de los ODS son sistémicas y pilares sólidos que ofrecen nuevas oportunidades, así como obligaciones y nos animan a pensar en construcciones comunes, colectivas,  distintas y de planes sostenibles en favor de las personas, de sus comunidades y del ambiente a través de la cooperación libre, voluntaria, inclusiva  e inteligente.

*Licenciado en Cooperativismo y Mutualismo y licenciado en Ciencia Política y Gobierno.

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

Agencia de Noticias Solidarias

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!