Lo aseguró el referente de Barrios de Pie, en el marco de la jornada Todos Contra el Hambre, que organizó la Universidad Popular de esa organización. El diputado nacional y posible próximo ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, reforzó esa idea.

El sábado se desarrolló el Foro Todos Contra el Hambre, convocado por la Universidad Popular de Barrios de Pie, en la Facultad de Ingeniería.

Del arco político participaron los diputados Magdalena Sierra, Leonardo Grosso, diputado del Movimiento Evita, Daniel Arroyo -posible ministro de Desarrollo Social de la Nación-, entre muchos otros referentes de la comercialización, del consumo y de la producción popular.

Estuvieron también en los distintos paneles el dirigente de Barrios de Pie Daniel Menéndez, el neurólogo Facundo Manes, el referente de la Red de Asistencia Técnica a la Economía Popular Enrique Palmeyro, Mercedes Caracciolo, de la cooperativa La Yumba, y el coordinador del Programa de Asistencia a la Economía Solidaria de la Fundación Banco Credicoop Alberto Gandulfo, entre otros.

Daniel Menéndez, referente de Barrios de Pie, se refirió ante ANSOL a la ley de Emergencia Alimentaria: «Es un reclamo que ha tenido mucha presencia en la agenda pública. Hace dos años que venimos planteando que las consecuencias de la política económica requieren que se atiendan sus consecuencias».

En ese sentido, explicó: «El hambre se tiene que resolver, por eso la emergencia alimentaria. Tuvo que pasar mucho tiempo para que la clase política, sobre todo el gobierno, que estamos en emergencia alimentaria. Somos un actor que estamos peleando día a día donde el gobierno no está, donde hay consecuencias de sus malas políticas, que estamos en una etapa donde cuestionamos mucho de su política económica, porque nuestros compañeros sufren esas consecuencias de la concentración del ingreso, de esa permanente desidia que existe para resolver estos problemas. Se ha agravado todo».

Sin embargo, consideró que se abre una nueva etapa «de una reconstrucción de un espacio popular mayoritario que tiene los desafíos de resolver la emergencia», en la que también se deben resolver «problemas estructurales«.

Antes de que la ministra de Seguridad nacional Patricia Bullrich hablara de los movimientos sociales, Menéndez anticipó. «Los movimientos populares somos parte de la solución. No somos quienes generamos el problema, lo generaron las políticas públicas. Los alimentos están caros, nuestros barrios no están urbanizados y la sociedad está cada vez más desintegrada».

«Los movimientos populares somos parte de la solución. No somos quienes generamos el problema, lo generaron las políticas públicas»

Daniel Menéndez. Barrios de Pie

El diputado Leonardo Grosso, del Movimiento Evita, contó a ANSOL: «Argentina es un país productor de alimentos para 400 millones de personas, tal vez para 200 millones de humanos, de todas maneras siempre es más que la población, y no puede garantizar alimentos buenos y baratos para 40 millones de argentinos».

«Hay que pensar políticas serias de desacople de los precios internacionales de los nacionales. Los argentinos ganamos en pesos, no podemos pagar las harinas, los aceites y fideos en dólares. No hay solo medidas macroeconómicas de desacople, sino también hay la concentración del mercado y la comercialización. Hay que empezar a pensar en redes de producción y comercialización de la economía popular, y transformar los espacios que hoy son de alimentación, una vez resuelta la crisis, en espacios de producción, generando puestos laborales para quienes llevan adelante esas tareas y garantizando precios accesibles para sectores populares», resaltó Grosso.

«En picos de crisis, aparecen redes de solidaridad en los barrios, que se construyen en forma de comedores y merenderos. Una mujer del barrio se junta con otra, abren en el patio de una casa una copa de leche para los chicos tengan su comida. Ahí hay una experiencia que ha contenido a miles y miles de niños y niñas en los peores momentos de las crisis en la Argentina. Eso es capital político social que tiene la sociedad argentina para construir las soluciones».

Leonardo Grosso. Diputado Nacional.

«Para eso hay que tener voluntad política y escuchar a los movimientos sociales. Nosotros tenemos una serie de leyes marco impulsadas que nos permitirán abordar políticas integrales en los barrios», agregó Grosso.

En la misma línea, explicó que Argentina tiene una característica distinta a otros países de la región: «En picos de crisis, aparecen redes de solidaridad en los barrios, que se construyen en forma de comedores y merenderos. Una mujer del barrio se junta con otra, abren en el patio de una casa una copa de leche para los chicos tengan su comida. Ahí hay una experiencia que ha contenido a miles y miles de niños y niñas en los peores momentos de las crisis en la Argentina. Eso es capital político social que tiene la sociedad argentina para construir las soluciones. Estas compañeras tienen que ser escuchadas porque tienen la experiencia y saben cuidar a los niños y contener a las familias».

La diputada Magdalena Sierra, evaluó, en diálogo con ANSOL, que Argentina vive un período «terrible de crisis que este gobierno nacional y provincial nos ha llevado».

Como respuesta, adelantó que la preocupación debe estar en el trabajo, como gran articulador. «Se venía sosteniendo con muchas dificultades hasta el año 2015, con un rol articuado entre las organizaciones sociales y el Estado», reconoció, pero agregó: «Hoy nos convoca el hambre. La población lo está sufriendo por el desempleo, por el ajuste. Ocupándonos de que todos los argentinos vuelvan a tener plata en su bolsillo. Los argentinos consumen en su país aspiran a comer bien, juntos, en su casa, se puedan ir de vacaciones. La tarea es entre todos».

Así, espera que un próximo gobierno ponga el eje en la articulación territorial desde los municipios. «Ahí nos encontramos todos los que conocemos lo que está pasando. Con ese conocimiento tenemos que articular con los ministerios, pero no con acciones desvinculadas, sino con políticas transversales donde tengamos en cuenta el desarrollo integral de las personas».

El vínculo primario tiene que ser la articulación territorial desde los municipios. En los municipios nos encontramos todos los que conocemos lo que está pasando

Magdalena Sierra. Diputada nacional

El diputado Daniel Arroyo, que suena como probable ministro de Desarrollo Social de Alberto Fernández, insistió en que los movimientos sociales son parte de la solución en Argentina. «Las organizaciones están en los comedores, en los merenderos, asistiendo, acompañando, haciendo actividades productivas con muchas dificultades en la construcción, producción de alimentos, en el textil, en la economía del cuidado. La tarea del próximo gobierno es articular, trabajar en conjunto».

También aseguró a ANSOL: «Le dan visibilidad a lo que nadie ve, que son los sectores más pobres».

Para él, la tarea del próximo gobierno es «trabajar en conjunto políticas que tengan que ver con resolver el problema de los costos de la canasta básica de alimentos, con tener un gran sistema de financiamiento no bancario a tasas bajísimas para desendeudar a las familias, con encarar políticas y programas para cuidar sectores como la industria textil, donde trabajan mujeres y jóvenes, y hacer mucho trabajo de mano de obra intensiva. Todo en conjunto para parar de caer. Después hay que reconstruir la Argentina».

Para cumplir ese desafío, enfatizó en educación, trabajo y «cortar con la venta de drogas en los barrios»: «Hay que dar vuelta la educación. Tiene que ver con la secundaria, descentralizar recursos y fortalecer gran parte de las tareas de los municipios y las organizaciones sociales, apoyar las economías regionales. Hay que cortar la venta de drogas en el barrio. Hay que hacer un cambio estructural profundo».

Utilizó una metáfora bíblica ampliada para traslucir más de una posible gestión suya en Desarrollo Social: «La política social tiene que dar pescado, enseñar a pescar y garantizar que haya peces en el agua. Tiene que asistir. Gran parte de la tarea central es ayudar a los comedores y los merenderos. Tiene que capacitar, fomentar, pero tiene que generar una cadena de producción, crédito, desarrollo económico. Tiene que ser otra política social, muy territorializada. Hay un montón de gente que está haciendo cosas. Argentina se reconstruye de abajo hacia arriba. Para que le vaya bien, uno tiene que estudiar y trabajar».

«La tarea del próximo gobierno es articular, trabajar en conjunto políticas que tengan que ver con resolver el problema de los costos de la canasta básica de alimentos, con tener un gran sistema de financiamiento no bancario a tasas bajísimas para desendeudar a las familias, con encarar políticas y programas para cuidar sectores como la industria textil, donde trabajan mujeres y jóvenes, y hacer mucho trabajo de mano de obra intensiva»

Daniel Arroyo. Diputado Nacional

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente. 

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

Agencia de Noticias Solidarias

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!