Tras la sanción de la Ley de Emergencia Nacional, por voto unánime de ambas camaras, los movimientos sociales marcharon a la Legislatura para lograr una medida similar para el ámbito de CABA. El oficialismo, pese a la masiva movilización, bloqueo el tratamiento de la normativa que beneficiaria a los sectores excluidos. «Es una situación desbordante», planteó Juan Ardura, de la CTEP Capital.

24 SEP 2019 CABA (Ansol) El pasado Jueves 19 de Septiembre el bloque del PRO y Evolución (bloque que responde a Martin Losteau) bloquearon el tratamiento de la Ley de Emergencia en la Ciudad de Buenos Aires, una normativa que preveía el incremento en la partida de alimentos para comedores y merenderos por un periodo de dos años, entre otros beneficios.

Sobre esta temática urgente en la agenda de la política, Juan Ardura, de CTEP CAPITAL, expresó: «El gobierno piensa que reconocer los comedores que se fueron abriendo es reconocer el hambre en la ciudad. Yo creo que ya es una realidad insoslayable, inocultable. La emergencia alimentaria nacional logró el consenso de todos los sectores de la sociedad. Cualquiera que pase por la capital ve el crecimiento de los índices de indigencia y de pobreza. Es una situación desbordante. El gobierno de Larreta va a tener que reconocerla, más allá de que no sea su voluntad política».

Para el tratamiento de la medida se necesita un consenso generalizado de los bloques, como ocurrió tanto en la Cámara de Senadores y Diputados a nivel nacional. El pasado Jueves se estuvo lejos de poder llegar una mayoría ya que de 40 votos necesarios afirmativos, solo se consiguieron 18, y fueron 37 legisladores los que votaron en contra del tratamiento de la medida.

«Queremos un aumento del 100 por ciento del programa grupos comunitarios, y que también se reconozcan más merenderos. Por otro lado, hace falta que aumenten las partidas para comedores escolares», dijo Ardura, de la CTEP-CABA.

El Triunvirato de San Cayetano (CCC, CTEP y Barrios de Pie) a nivel CABA viene reclamando desde hace varios meses la sanción de la iniciativa, y en la última manifestación estuvieron acompañados por otras organizaciones sociales y sindicales, como la CTA- Autónoma y los docentes de UTE.

«Trabajador, no voluntario»


Por otro lado, Juan Ardura también reclamó la regularización de quienes son responsables -principalmente mujeres- de los merenderos. «Aun no se reconoce al trabajador de un comedor o un merendero como trabajador, sino como voluntario. Únicamente tenemos el salario social complementario, que sale de la Emergencia Social».

Permitida la reproducción total y/o parcial citando correctamente la fuente.

ft sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

Agencia de Noticias Solidarias