El intelectual y especialista en temáticas de la Economía Popular dialogó con Agencia de Noticias Ansol sobre las desafíos que tiene la economía popular en el marco de un nuevo gobierno, y la relación entre este sector y los estragos. «El trabajo no debe ser tratado como una mercancía más», marcó Coraggio.

20 SEP 2019 CABA (Ansol) Los desafíos de la «Economía Popular» estuvieron presentes en el marco del II Congreso de la Economía Social y Solidaria que se desarrolló durante los días 16, 17 y 18 de Septiembre en la Universidad de Quilmes.

Además, de las mesas integradas por temáticas como Agricultura Familiar, Feminismos y disidencias, y los desafíos del sector ante la actual crisis económica y el desarrollo nacional, también el debate estuvo presente en la mesa de «Perspectivas regionales sobre la economía social y solidaria», integrada por Diego Barrios (PROCOAS-AGUM; UDELAR Uruguay); Raúl González Meyer (RUESS Chile, Academia de Humanismo Cristiano); Aura Ríos (Universidad Cooperativa de Colombia, Sede Cali); Paula Arzadun (Proyecto INICIA Erasmus, Universidad Tecnológica de Costa Rica); Riccardo Troisi (Centro de Investigacion Internacional Fairwatch -Italia), y el académico e inteletual argentino José Luis Coraggio, de la Univerisdad Nacional de General Sarmiento, que fue el encarado de cerrar el panel.

Acerca de la necesidad de que los países comienzan a cambiar su forma de producir en el mercado global, Coraggio, expresó, en diálogo con Ansol: «Hay un proyecto civilizatorio que ve en la ciudad y la urbanización la mejor forma de vida, y hay una concepción que dice que eso destruye la posibilidad de la convivencia. La reproducción de la vida está en juego. Sabemos que si se sigue sin respetar las leyes de la naturaleza esto será peor. La vida humana está en peligro. Desde ese punto de vista otra economía tiene que corregir las aberraciones de la economía capitalista».

En tanto que sobre el futuro del trabajo propuso:»Desmercantilizar quiere decir evitar que el mercado, que no es libre, porque detrás están los monopolios, los grandes grupos económicos y algunas versiones del Estado, defina las relaciones sociales. Por ejemplo, sucede cuando existe un mercado de trabajo donde si hay mucha demanda de empleo, por parte de los trabajadores, esto hace que baje el salario. Entonces el mercado fija un salario donde hay más empleo, pero la gente no puede vivir. El desafío es que la» Economía Social y Solidaria» genere el salario suficiente para la reproducción de la vida. Esto significa que el trabajo no debe ser tratado como una mercancía más».

«Un papel importantísimo»

«Reconocer que existe un sector que se llama economía popular, que no es la economía informal ni la economía de los pobres, aunque haya pobres ahí, y que tiene un papel importantísimo para jugar en otra economía. Los gobiernos nacionales y populares pueden estar planteando una modernización del capitalismo, serio, periférico, para que no nos super exploten en las relaciones internacionales, pero eso no deja de ser capitalismo en todo sentido. Entonces esta otra economía tiene un trabajo para hacer con el reconocimiento y su potencial, y la capacidad de los trabajadores de auto-organizarse», finalizó Coraggio.

Permitida la reproducción total y/o parcial citando correctamente la fuente.

ft sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

Agencia de Noticias Solidarias