Tras editar Todxs somos indixs, la editorial cooperativa Muchas Nueces cuenta cómo el cooperativismo les permite seguir imprimiendo, pese al aumento de precios de los insumos y la caída del mercado interno.

15 Febrero, CABA (Ansol).- “Esta historia me la contó un pajarito, el mismo que la viene contando desde el principio de los tiempos, cuando las personas escuchaban la voz de los pájaros”. Así empieza el último libro de la editorial Muchas Nueces, Todxs somos indixs, con textos e ilustraciones de El Cometa Ludo, que relata que se pueden recuperar los lazos con la tierra y todos los seres que viven en ella.

Es el primer libro del año de esta editorial cooperativa dedicada a la producción de obras literarias dirigidas principalmente al público infantil. En 2018 editaron otros cuatro libros nuevos y reeditaron tres títulos que ya tenían en su catálogo.

“Ser cooperativa nos da un montón de herramientas que permiten que no nos pase por arriba el contexto. Eso no significa que no nos dañe, pero el cooperativismo, la autogestión, nos brinda herramientas del compartir, del hacer horizontal, de respeto a la otredad que hace que podamos generar comunidades, redes, que nos ayuden a sostenernos”, explica a ANSOL Gonzalo Miranda, miembro de la cooperativa.

Gonzalo detalla que el contexto al que se refiere no es favorable para el sector editorial. Los dos principales factores: “El papel vale en dólares y el desfinanciamiento del Estado que era el mayor comprador de libros de Argentina. El segundo punto a Muchas Nueces no nos afecta porque nunca nos compró, pero si lo hace el primero. Cuando sacamos un libro intentamos imprimir mucho, en nuestra escala, porque es lo que hace que el libro sea lo más barato posible. Todo ese stock que vas vendiendo durante el año es en pesos entonces te cuesta mucho más llegar a juntar la plata para imprimir un libro nuevo”

Lo que los sostiene, explica entonces, son los lectores y lectoras: “Hoy en día el concepto de comunidad está asociado al mundo de las empresas digitales. Esas empresas tienen un montón de recursos para ver qué demanda esa comunidad y producirlo, hay toda una estructura de comunidad que el único objeto, o al menos el primordial, es el lucro. Una especie de comunidad vertical especulativa. Mientras tanto los modos horizontales de hacer comunidad son más sinceros que obviamente tienen como fin generar trabajo a sus asociadxs pero también se produce para enriquecer, lo más ampliamente posible, a la comunidad que nos sostiene”, dice Gonzalo a cerca de su hacer, y agrega: “Las cooperativas tienen que generar recursos para cuidar esas comunidades, como las redes y las comunidades cuidan a esas cooperativas”

Para conocer el catálogo completo de Muchas Nueces: www.muchas-nueces.com.ar

AA

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud