Esteban «Gringo» Castro, secretario General de la Ctep y militante popular desde hace 30 años, dialogó con Ansol sobre el sector que representa, su diálogo con las instituciones y la potencia que emerge desde su interior. El Papa, una visión para responder a la idea de «planeros», los trabajadores y las trabajadoras de la vía pública, los y las de la tierra, y las mujeres. 

26 Noviembre, CABA (Ansol)-. El secretario General de la CTEP, Esteban «Gringo» Castro, se sentó con la agencia de noticias solidarias para reflexionar sobre el rol de este sindicato en todo el país.

-¿Qué pasa con la economía popular en el interior del país?

-Discutimos con algunos gobernadores e intendentes que, si bien se empieza a instalar la idea de la economía popular, la mayoría de las referencias políticas no plantean una línea sobre el sector. Hay 35 por ciento de trabajo no registrado, en su mayoría economía popular, y las expresiones políticas no dicen nada. Hay una idea de que a los pobres hay que asistirlos. El Papa, en el I Encuentro de Movimientos Populares, planteó que los pobres ya no esperan: trabajan, estudian y se organizan. En algún momento habló de los espacios de salvación comunitaria, que son los espacios de las organizaciones en los barrios. Se trata de que le ponemos límites a la violencia del narcotráfico con producción popular, trabajo, contención de pibes con problemas de adicciones. Entonces, el problema de la asistencia al pobre es conceptual. La política que se tiene al respecto no es de promoción ni de organización de la economía popular, sino de tirarles unos pesos. De ahí que aparezca la idea retrógrada de «estos tipos no quieren laburar», «son choriplaneros», «mirá que gordos que están». El problema del sobrepeso tiene que ver con la forma de alimentación, con comer muchas harinas. Eso nos trae problemas de diabetes, por ejemplo. Eso lo pudimos discutir con el Coqui Capitanich (intendente de Resistencia) y Sergio Uñack (gobernador de San Juan).

 

-¿Se reunieron con otros gobernadores?

-En San Luis, Adolfo Rodríguez Saá incorporó en su plataforma de gobierno a la economía popular, la soberanía alimentaria y la soberanía energética. Dio algunas pistas interesantes como la producción de 300 mil huevos por familias campesinas. Hay que verlo en su desarrollo, pero es interesante que lo plantee. Hemos hablado con otros intendentes, por lo general, después de algún conflicto. Hay intendentes desbordados por la resolución de sus problemas que nos quieren atender últimos. Yo siempre digo que podemos ser pobres, pero no «pobrecitos». No vamos a dejar que nos pongan la mano en la cabeza y nos digan «pobrecito». Si hay algo que me llena de orgullo es cómo los trabajadores de la vía pública, los trabajadores de la tierra y las compañeras. En pleno desarrollo de la feminización de la pobreza, han redoblado el esfuerzo para organizar en los barrios y empezar a disputarnos el debate sobre el feminismo que es también el debate por el poder. Eso va a trascender a todas las organizaciones populares y va a formar parte de la liberación futura.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud