(Ansol).- Tras no haber logrado quórum el jueves pasado, y en un clima de intensa represión por parte de las fuerzas de seguridad en los perímetros del Congreso nacional, hoy el oficialismo intentará tratar nuevamente la polémica reforma previsional, lo que generó que diversas organizaciones gremiales, políticas y de la economía popular convoquen a movilizaciones en distintos puntos del país para su repudio, a partir del mediodía, secundado por un paro de 24 horas por parte de la Confederación General del Trabajo (CGT).

“Los beneficiarios de AUH y los jubilados que cobran menos de 10 mil pesos son los más afectados, representan a muchos compañeros y compañeras. También es un foco importante de transferencia de plata de los pobres a la burocracia del Estado y a los sectores más involucrados al cobro de la deuda externa. Por ejemplo, mañana tenemos un vencimiento de Lebac. Por otro lado, el gobierno legisla de espaldas a la sociedad y a la democracia, con un Congreso vallado y eso afecta y lesiona a las propias instituciones democrácticas”, dijo a Ansol, el referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular y secretario de Políticas Sociales Movimiento Evita, Gildo Onorato.

El proyecto de ley propone una modificación una nueva fórmula de aumentos que se realizará a partir de la variación del cálculo del Índice de Precios al Consumidor (IPC), del Indec, y de la evolución de los salarios estatales, contabilizado de manera trimestral, cuyo cambio implicará que para marzo, los aumentos sean de tan solo el 5,7 por ciento, frente al 12 por ciento que implicaría con la nueva fórmula.

A su vez, garantiza la jubilación con el 82 por ciento móvil a aquellos que hayan aportado efectivamente a lo largo de 30 años y la aparición de la jubilación voluntaria hasta los 70 años.

“Esta reforma es una estafa para el sector más pobre de nuestro país. Vemos un escenario parecido al del jueves, con movilizaciones en todas las provincias a las gobernaciones y municipios, y en Capital una gran concentración en el Congreso con intención pacífica de repudiar una de las tantas medidas que van a afectar al pueblo argentino y a los trabajadores”, destacó a esta agencia Juan Martín Carpenco, referente de CTEP y militante del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE).

Finalmente, desde ayer a la tarde el Congreso se encuentra vallado con perimetrales de hasta dos cuadras del Congreso por parte de la policía porteña, fuerza encargada de llevar el operativo tras la represión llevada cabo por la Gendarmería el jueves pasado, con más de 40 detenidos.

“Si se aprueba la ley, esperaremos el paro de la CGT y lo transformaremos en paro activo”, concluyó a este medio Onorato.

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud