(Ansol).- La Federación de Cooperativas Entidades Solidarias para la Ayuda Mutua Ltda (Fedesam) está enfrentando los aumentos tarifarios de luz y gas con propuestas como la línea de Termotanques solares.
En la charla dada en Ibarlucea -Santa Fe- titulada El desafío del sector cooperativo y mutual en energías renovables, el pasado martes, en el marco de un proyecto más amplio de ir acercando a la economía social a este tipo de tecnologías para ir resolviendo las necesidades de servicios de las poblaciones, César Malato, presidente de Fedesam había adelantado: “Hace más de un año que decidimos agregar como eje de trabajo estratégico el tema de las energías renovables y lo vinculamos al amplio desarrollo que tienen las cooperativas de servicios eléctricas, de agua potable, gas natural, telefonía e internet en el país. La plataforma que ofrece el cooperativismo en todo el país, su experiencia e infraestructura, es muy grande”.

Los Termotanques solares son su puntapié inicial para discutir cómo se paran las cooperativas y mutuales ante el desafío de generar energía renovable y trasladar, en los mejores términos posibles, ese tipo de prestaciones y servicios a sus asociados.

Cabe destacar que en Argentina el 40 por ciento de la población no tiene acceso al gas natural, sino por garrafa, y una familia tipo necesitaría 120 garrafas de 10 kilogramos al año para poder alcanzar el promedio nacional de consumo, cuyo valor por unidad es de 122 pesos para la subsidiada por el gobierno y cuyo acceso se da sólo en caso de tener un plan del Estado.

“En Ibarlucea consumen gas envasado, por lo cual el servicio se hace impagable. Su costo para una residencia es muy alto, por lo que este tipo de tecnologías como los Termotanques, ayuda en varios puntos a la vez: en lo ecológico, es una fuente renovable, y en lo económico, para la familia, que tiene que ver con pagar menos tarifa por gas. La alianza que nos planteamos entre las mutuales, los usuarios y las cooperativas de servicios va a ser muy ventajosa”, destacó Malato a esta agencia.

Un país gasolero

En este sentido, el propio Estado ha comenzado los primeros avances en la reconversión de la matriz energética nacional, fuertemente dependiente de los derivados del petróleo, a través del llamado Plan Renovar, que prevé que las fuentes renovables representen un 8 por ciento de la electricidad total del país para 2020, a partir de la energía solar y eólica, entre otras.

A principios de agosto, el Ministerio de Energía y Minería presentó el balance del sector energético del 2016, en el que se destaca la primacía del petróleo, sus derivados y el gas natural por sobre las demás fuentes de energía nacional, ya que representan el 91 por ciento del total producido y el 85 por ciento del consumo, especialmente en forma de combustibles para hogares, transporte y generación de electricidad.

“Con nuestro proyecto lo que intentamos instalar, es lograr lo que llamamos la generación distribuida, o sea, que los domicilios generen una cantidad de energía renovable a través del sistema fotovoltaico o eólico y la administradora la energía generada por cada familia es la cooperativa, y la mutual la financiadora del proyecto”, afirmó el presidente de Fedesam a este medio.

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud