(Ansol).- El gobierno de Colombia presentó el Programa de Integración de la Agricultura en los Planes de Adaptación Nacional (NAP-Ag) tiene como objetivo preparar el sector agropecuario ante el cambio climático que se está llevando a cabo como consecuencia de prácticas productivas contaminantes y nocivas desde hace más de un siglo, y que está poniendo en riesgo no sólo la viabilidad de la producción en el campo, el desarrollo de las comunidades y la producción de alimentos.

Este programa es una iniciativa global en la que participan Colombia, Gambia, Guatemala, Nepal, Kenia, Filipinas, Tailandia, Uganda, Uruguay, Vietnam y Zambia, la Organización de las Naciones Unidas y el gobierno de Alemania a través de su Ministerio Federal de Medio Ambiente.

En ese sentido, desde Departamento Nacional de Planeación colombiano señalaron que el impacto en el PIB de los fenómenos ligados al cambio climático es aproximadamente del 0,5 por ciento, y advirtieron la necesidad de trabajar en la producción de conocimiento bioclimático, planificación territorial y readecuación de los procesos productivos para generar un menor impacto ambiental.

Vivir en un mundo contaminado

Desde la expansión de la matriz productiva capitalista, a partir del siglo XIX, el aumento de la productividad y la producción en base al uso de energías fósiles, la Tierra ha presentado enormes cambios en un lapso de tiempo realmente corto, lo que ha generado niveles record de calentamiento del ambiente, pérdida de hielos, desertificación y contaminación.

Según las Naciones Unidas, entre 1880 y 2012, la temperatura media mundial aumentó 0,85 grados centígrados,  el nivel medio del mar aumentó 19 cm, debido al calentamiento y al deshielo, y la estimación actual es que, a causa de las emisiones de gases de efecto invernadero, es probable que a finales de siglo el incremento de la temperatura mundial supere los 1,5 grados.

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud