(Ansol).- Como en el caso de Pepsico, la centenaria fiderera Manera, propiedad de Molinos Río de la Plata, anunció a sus trabajadores que se mudarán de Bahía Blanca a fines del 2017, por lo que ya iniciaron los procesos de retiros voluntarios, que culminará con el despido de sus 59 empleados.

La fábrica de pastas secas Manera fue comprada en el 2007 en 14,5 millones de dólares por Molinos, de la familia Pérez Companc, la tercera más rica de la argentina, y adujeron el cierre de la planta por una caída en las ventas y una necesidad de disminuir los costos de producción.

“Es una nueva modalidad no de vaciamiento sino de limpieza de antigüedades, dado que empleados de 20 o 30 años quedan desafectados de su trabajo. Más allá de la indemnización, que se las comen en poco tiempo para vivir, y ya no tienen forma de reinsertarse laboralmente”, señaló a Ansol el presidente de la Comisión de Derecho Cooperativo, Mutual y de la Economía Social Solidaria de la Asociación de Abogados de Buenos Aires, Gustavo Sosa, que además dialogó con esta agencia sobre las herramientas que disponen los trabajadores y el Estado ante el cierre de fábricas.

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud