(Ansol).- Según el Estimador Mensual de Actividad Económica del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), la economía registró su tercer mes consecutivo de alza interanual, del 3, 3 por ciento, e intermensual en mayo, del 0, 6 por ciento.

Los rubros que mostraron un mayor crecimiento fueron la pesca con un 38,5 por ciento, la construcción, impulsada por la obra pública, del 9,3 por ciento, seguido por hotelería y restaurantes con 5,8 por ciento y el transporte y las comunicaciones, con un 5,2 por ciento.

“Tras más de un año y medio de caída de la actividad, con un muy pequeño repunte de algunos sectores, se muestra un crecimiento, pero lo es con respecto al pozo en que cayeron. Por eso se habla de rebote. Por esta razón no hay que creer que empezó el ciclo de crecimiento de la economía como señala el gobierno. Es un rebote cuya sustentabilidad está en duda. Además, el rebote está operando en distintos sectores que están siendo los beneficiarios de las políticas del gobierno, entre ellos el agro o la obra pública por ser año electoral”, destacó el economista Francisco Cantamutto a Ansol.

En este sentido, los principales rubros en auge no son necesariamente los mayores productores de empleo, por eso que esté coincidiendo un alza en las cifras económicas pero al mismo tiempo un aumento de la desocupación: para el primer trimestre, el 9,2 por ciento de los trabajadores estaban desempleados, un 1,6 por ciento más que el cuarto trimestre del 2016.

“Los sectores que están reaccionando más sólidamente, que tiene que ver con minería, agro e hidrocarburos, son sectores desde el extractivismo se hace para exportar a países centrales, que a pesar de una baja de demanda, sigue siendo estable. Es por eso que el gobierno avanza en materia de inversiones hacia este rubro”, afirmó Cantamutto a esta agencia, y resaltó: “En materia regional, la crisis de Brasil afecta al sector industrial, que sigue retrocediendo y no tiene perspectiva de solucionarse, porque los países del sudeste asiático y China, nos están desplazando de ese mercado”.

Pobreza y ocupación

Otro de los datos que publicó el Indec fue el valor que alcanzó la Canasta Básica Total de junio, que aumentó un 0,99 por ciento con respecto a mayo, e implicó que una familia compuesta por un matrimonio con dos hijos, debe ganar más de 14 mil pesos para no caer debajo de la línea de la pobreza, y más de 6 mil, para no ser indigente, si bien la estimación no incluye alquileres.

Sumada a una inflación del 1,2 por ciento, la supuesta senda de crecimiento que habría comenzado el país, todavía no está reflejado ni en el consumo ni en el empleo, que siguen fuertemente afectados, y las políticas públicas no parecen estar orientadas a su recuperación.

“El gobierno se refiere ilusoriamente a un emprendedurismo innovador o tecnológico, pero en los hechos no apuntala a esos sectores, porque desfinancia a la ciencia y técnica, a las universidades, a la educación pública, e incluso la ataca. En cambio lo que sí se promueve, son las formas de subcontratación y flexibilización laboral, que son en gran parte del empleo que ha sido creado, ya que ha venido de la mano de los autónomos. Estos sectores son una forma de tercerización laboral que implican pérdidas de derechos laborales, y no son sostenibles en el tiempo, porque erosionan el mercado interno y además porque desfinancia la propia caja previsional”, concluyó Francisco Cantamutto para esta agencia.

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud