(Ansol).- “Destapó los invernáculos, arrancó los postes llevándose quintas completas, derribó árboles, y todo fue cayendo sobre las quintas. Nos quedamos sin agua, sin luz y estamos desesperados porque no podemos vivir así”, relató Zulma Cruz, una de las quinteras de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) que sufrió el temporal, y agregó: “Tenemos que arrancar de cero y no tenemos el capital para volver a invertir mientras los alquileres suben y las tarifas también. Hay familias que se quedaron sin techo en sus viviendas, realmente no sabemos cómo seguir, necesitamos ayuda”.
Al mismo tiempo,  trabajadores de las distintas ramas de la Confederación se acercaron esta semana voluntaria, pero organizadamenente a trabajar para ayudar a los productores a salir de la crítica situación.
Mercedes, otra trabajadora rural, por ejemplo, contó que se necesita madera y nylon, para volver a levantar invernáculos, y chapas para reconstruir los gallineros.
“Que el Estado se haga cargo de que hay un sector que produce alimentos y no tiene ningún tipo de apoyo. No hay ninguna política que solucione el tema de manera estructural. Pasar de un modelo de agricultura a otro más ecológico, por ejemplo, es costoso porque hay que probar las técnicas, asumir el riesgo y ponerlo en práctica. Todo eso no puede recaer en las espaldas de un pequeño campesino que ni siquiera es dueño de su tierra”, se había posicionado ante Ansol la referente de la UTT Rosalía Castro a propósito de una consulta sobre la actualidad de los trabajadores de la tierra.
La UTT representa a 2.000 familias del cordón hortícola platense, pero también en Mar del Plata, Mercedes, Luján, Berazategui, Florencio Varela, Escobar.
 

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud