(Ansol).- “No somos educación privada. No somos educación estatal”, se posicionó la presidenta de la Asociación de Escuelas de Gestión Social, Ana María Fernández durante la apertura del Foro de experiencias educativas En Clave Colectiva que se realizó el sábado pasado en el anfiteatro de ATE Nación, en la Ciudad de Buenos Aires.
“Hay tres formas de gestión: la estatal, la privada, y la social y cooperativa. En la primera, el Estado se la tiene que garantizar y todos y define todo: la ubicación de las escuelas, el financiamiento, el diseño curricular. En la privada, los padres pagan por esa educación. Es un negocio, tiene fin de lucro, a partir de un espacio educativo en donde los padres pagan. La gestión social da escuelas democráticas, pero le saca al Estado la conformación de la escuela”, describió Laura García Tuñón ,  una de las participantes del foro.
Debates
Durante el encuentro se debatió sobre las particularidades de los proyectos político-pedagógicos y la inclusión de los educadores en estos, además de incluir discusiones acerca de la organización sindical que precisan los trabajadores de la educación popular.
Organizado por el Bachillerato Popular Independencia, la Escuela de Naturaleza, la Federación de Cooperativas y Entidades Afines de Enseñanza (Feceaba), el Movimiento Popular La Dignidad, la Organización Germán Abdala, la Red de Educación Alternativa (Reevo) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación Popular (Sinatep), en el espacio también se trabajó sobre un nuevo marco normativo que reconozca y garantice las especificidades de esas prácticas educativas.
Una de las preocupaciones principales fue la creación del registro de escuelas públicas de gestión social y cooperativa que ordenó una resolución del anterior ministro de Educación Nacional, Alberto Sileoni.
“Con ese registro vamos a saber con qué masa crítica trabajamos”, explicó a Ansol la directora de la escuela cooperativa Mundo Nuevo e integrante de Feceaba, Serena Colombo.
Durante el encuentro, también se analizó la necesidad de fortalecer el Sindicato de Trabajadores de la Educación Popular (Sinatep) y las formas de financiarse.
“Nos parece que hay que discutir cómo sostener la infraestructura, los salarios. Hay una clara ausencia del Estado que no se hizo y no se hace cargo de los compañeros que están afuera del sistema educativo. Con todas nuestras dificultades, nosotros sí lo estamos logrando. Articulando con el Estado podemos avanzar mucho más. También pedimos autonomía para decidir sobre la plantilla docente, por ejemplo. Hay que dar esta discusión y este encuentro fue muy bueno para hacerlo”, opinó el educador del bachillerato Arbolito, en la Cooperativa UST.
Finalmente, coincidieron en que las escuelas del sector social y cooperativa deberán ser autogestionadas, laicas y apuntar a ser gratuitas, para formar ciudadanía crítica y emancipada, desde la horizontalidad.
Tal como explicó Colombo: “Acá no hay un dueño que se lleve dinero ni nadie que mande. Yo soy la directora porque me eligieron mis compañeros y no puedo tomar ninguna decisión que no emane de la asamblea”.
En ese sentido, pedirán un financiamiento integral del proyecto político pedagógico mientras se preparan para el Encuentro nacional común por la Gestión Social y Cooperativa que se llevará a cabo a fin de mes.

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud