(Ansol).- “En siete meses se ha visto muy deteriorados los sectores populares, cuyos recursos fueron transferidos hacia los sectores de la economía concentrada. Los que pagan son los más humildes, los que fueron haciendo su trabajo a partir de changas. En momentos de crisis, lo primero que se cortan son las changas. Cuando alguien de clase media tiene menos recursos, deja de pagarlas”, explicó a Ansol un referente del Movimiento Evita Capital.
Ayer por la mañana, en el día en que se celebra a San Cayetano, patrono del trabajo, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa se movilizaron desde Liniers a Plaza de Mayo en reclamo de salario universal complementario y la declaración de la Emergencia Social.
Según resumieron las organizaciones, por cada empleo formal que se pierde del sector público o privado, se destruyen entre tres y cuatro puestos de la economía popular.
Al respecto, y en diálogo con esta agencia, el secretario general de la Confederación CTEP, Esteban Castro, indicó que el sector de los trabajadores de la economía popular “es uno que está invisibilizado”.
“Se naturaliza la informalidad y nosotros no estamos de acuerdo. Tiene que haber trabajo con derecho para todo el mundo”, acentuó.
Unidad
“Nos parece muy importante para las organizaciones que convocamos a esta marcha poder visibilizar la agenda del sector”, continuó el militante de la CTEP al ser consultado sobre la movilización que llevó la consigna de Paz, pan y trabajo, y que evocó a la que en noviembre de 1981 -en plena dictadura cívico militar- convocó el recordado sindicalista Saúl Ubaldini desde el barrio de Liniers.
“El monopolio necesita imperiosamente trabajar sobre nuestras ideas, necesita a la clase trabajadora fragmentada. Nosotros vamos a trabajar imperiosamente para la unidad. Son fundamentales las tres T. No puede haber ningún campesino sin tierra, ninguna familia sin vivienda, y no podemos tener ningún trabajador sin derechos.  Para eso es la unidad”, expresó Castro ayer.
La jornada cerró con un homenaje a luchadores populares, la música de Arbolito y la palabra de trabajadores y referentes de las distintas organizaciones que resaltaron el reclamo por mejores condiciones laborales para los trabajadores de la economía popular.
Caso testigo
De acuerdo a los reclamos de las organizaciones, Ansol mantuvo una charla con Claudia, asociada de la Cooperativa Sudaca.
“Nosotros necesitamos trabajar en las obras de la Comuna 8. Desde el conflicto de Shocklender, las obras están clausuradas, pero también necesitamos que se terminen las obras del barrio Padre Mujica y que se reurbanice la Villa 20 bajo la dirección de un arquitecto responsable. Reclamamos trabajo digno. Queremos tener trabajo, queremos que las obras del Argentina Trabaja se reactiven”, sintetizó.
La trabajadora de la economía popular detalló qué es serlo desde su propia experiencia: “Desde que nacimos estamos sin trabajo digno y formal. Yo limpio en casas de familias y vendo cosas en la feria, donde tuvimos que armar la cooperativa para darle un marco legal, porque la mano se viene dura. Igual somos desalojados y reprimidos. Una semana toca armarla en San Telmo, otra semana en Floresta, otra en Villa Soldati. En mi barrio nos mantenemos fijos en mi barrio, donde tenemos la Feria de los usados, armada con la comunidad paraguaya y boliviana. Vendemos todo lo que levantamos en la calle”.
 
*Crédito imagen: http://ctepargentina.org/

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud