(Ansol).- “El gran impacto del aumento de tarifas de servicios va a ser con las cooperativas que están en proceso de recuperación y no se habían afianzado, por lo que estaban en un estado de debilidad. Esta situación compromete demasiado a las gráficas, a panaderías, textiles y todas las empresas relacionadas con gas o luz. Pymes y el resto de las cooperativas también lo van a sufrir”, analizó en diálogo con esta agencia el presidente de la Federación de Cooperativas Autogestionadas de Buenos Aires (Fedecaba), Hugo Cabrera.
El presidente de la Red Gráfica, Plácido Peñarrieta, por su parte, indicó a Ansol que todos los sectores industriales lo están sufriendo porque “no hay plata para nadie”.
“Este gobierno viene por lo que quedaba de nosotros, de todos los que pudimos recuperar nuestros trabajos. Intentan que los trabajadores no tengan ningún tipo de injerencia en el mundo patronal”, añadió el gráfico.
De acuerdo con a un estudio del Programa Facultad Abierta, que titulariza Andrés Ruggeri, los aumentos en las tarifas de gas y electricidad alcanzan el 600 por ciento, como en el caso de la pizzería La Casona, donde pagaban 8 mil pesos de luz y ahora 42 mil.
Otros ejemplos de las subas son la gráfica Chilavert, en donde el aumento fue del 400 por ciento; el restaurante Alé Alé, que pasó de pagar 7.500 a 22.000 pesos; el Hotel Bauen, de 24.000 a 100.000; la Cooperativa Textiles Pigüé, fábrica recuperada por los trabajadores de la ex Gatic, pasó de pagar 29.000 por mes a los 202.000 mil pesos..
“La solución de fondo es que las empresas recuperadas tengan acceso a una tarifa social”, opinó para Página/12 la abogada de estas empresas Gisela Bustos, y explicó que son entidades sin fines de lucro, que además cumplen funciones como ser bibliotecas y bachilleratos populares, y que sus miembros no tienen ingresos superiores a los 12 mil pesos.
Ruggeri también hizo un panorama de la situación de las recuperadas ante ese mismo medio: “En estos meses del gobierno de Mauricio Macri los impactos más evidentes sobre el sector están relacionados con el aumento generalizado de los insumos, el descenso abrupto del consumo, la apertura de importaciones, la devaluación que encareció insumos importados y arrastró a los nacionales y, principalmente, los enormes aumentos tarifarios, especialmente en electricidad y gas”.
Respuestas del gobierno
Después de que fuera tomada la Secretaría de Energía por el movimiento de recuperadas fue permitir que las empresas anotadas en un registro nacional específico paguen el 50 por ciento de la boleta mientras la cartera de Juan José Aranguren se toma 90 días para evaluar la situación.
 
Crédito imagen: Página12

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud