(Ansol).- Vecinos y vecinas se movilizaron nuevamente al predio del basurero petrolero de Comarsa, donde constataron que continúan ingresando camiones con tierra empetrolada y sin tratamiento, muy cerca de las casas del oeste neuquino.
En dialogo con el programa Cuarto Intermedio, Daniel Fernández, uno de los vecinos damnificados, aseguró que los residuos quemados contaminan el aire que respiran los barrios más poblados de la ciudad: «Los metales pesados son tirados en el rio y en los cañadores. Son altamente contaminantes, cancerígenos y perjudiciales para el ambiente».
«Comarsa -continuó- tiene que funcionar por fuera del ejido urbano. Nos ponen un basurero y las torres de fracking están cada vez más cerca y sin embargo estamos a garrafas, ni siquiera tenemos gas. Es muy triste la situación porque el asentamiento es irregular, tenemos cortes de luz, no tenemos agua y con el calor y los olores, la picazón y el ardor son irremediables. Las empresas sacan petróleo muy cerca y no hay abastecimiento interno, sobre todo en el oeste».
«Nos dan la razón porque les conviene estar cerca de las operadoras. Trasportan los residuos por 100 kilómetros en containers con lonas y sin ningún tipo de control. Tendría que tener una habilitación especial para esos camiones. Los efectos son la garganta seca, nariz y ojos irritados y tos crónica en niños y niñas. También Epoc. Hace 15 días salió un informa sobre los índices elevados de cáncer en la ciudad», finalizó el vecino damnificado.

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud