(Ansol).- El emprendimiento se llevará a cabo gracias a un acuerdo entre la empresa estatal uruguaya Antel y la estadounidense Google, en conjunto con Algar Telecom (Brasil) y Angola Cables (Angola).

La instalación de este cable directo desde Estados Unidos se realizará para responder al aumento de la demanda de Internet en Uruguay y se estima que estará terminado para fines de 2016.

Se prevé que el proyecto costará alrededor de 400 millones de dólares, de los cuales 73 serán aportados por la estatal Antel, «nos permite autonomía y diversificar las rutas de conexión», opinó la presidenta de la empresa, Carolina Cosse.

Además, afirmó que el proyecto de tecnologías ópticas es importante para Uruguay porque «la demanda internacional viene creciendo» y que, en el caso de América Latina, «el 80% de esa demanda se da con Estados Unidos, por eso es bueno tener una buena conexión con ese país».

«Es un hito en nuestras telecomunicaciones -siguió Cosse-, un sistema submarino de fibra óptica propio significa ser independientes y soberanos, capaces de proveer de Internet a otros países y empresas», destacó.

El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, por su parte, señaló ayer durante que «comienza una etapa fundamental en la convectividad para Uruguay», y que dicha conectividad «se asegura tanto por inversiones internas como por las internacionales».

Se espera que el nuevo tendido aumente el ancho de banda total de los sistemas de cable submarino existentes en 64 Tbps (terabits por segundo) de capacidad.

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud