(Ansol).- La Cámara de Diputados aprobó el proyecto del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación con 135 votos pertenecientes al oficialismo y a sus aliados, a pesar de que la oposición participó de la primera parte de la sesión y tras objetar cuestiones sobre el trámite se retiró del recinto.

«Es un Código moderno; es un orgullo, un avance increíble teniendo en cuenta los bienes jurídicos que protege, como la familia, las mujeres y los niños», aseguró el Diputado Nacional Héctor Recalde en diálogo con Radio Nacional.

Además, con respecto a la decisión del sector opositor de abandonar el recinto durante la votación, el diputado aseguró que se «privó a la sociedad de un debate que hubiera sido muy rico, con lo cual considero una pena que hayan tomado esa decisión».

Las modificaciones en el Código, que entrará en vigencia en enero de 2016, se presentaron como una reforma imprescindible que amplía los derechos de las personas, eliminando discriminaciones y acordando mayores posibilidades con respecto a la identidad y a la familia.

Sin embargo, el Centro de Investigación y Gestión de la Economía Solidaria (Ciges) apuntó que el código «en relación a ciertas normas específicas de Derecho Internacional Privado, introduciría una perspectiva regresiva, afín en realidad a una ofensiva neoliberal de quitar soberanía jurídica al país al pretender reducir la actuación del Estado aun en las relaciones jurídicas en las que el Estado es parte».

«Su modificación implica instituir una nueva legislación, superior a todas las demás, y en las que los cambios se realizan sólo en momentos especiales de la vida del país», agregó el Ciges en su portal web.

En el nuevo Código se actualizaron cuestiones pertinentes a la identidad de las personas, como por ejemplo matrimonio Igualitario; a las uniones convivenciales y divorcios -express-; a las adopciones; y los contratos laborales, entre otros.

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud