Lo aseguraron desde la cooperativa de trabajo La Ciudad, que produce muzzarella Séptimo Varón. Por semana venden 10 toneladas menos que en diciembre. En esta nota con ANSOL explican por qué.

27 de Marzo de 2019, CABA (Ansol).- El diciembre pasado la Cooperativa La Ciudad que produce la muzzarella Séptimo Varón vendía 38.000 kilos semanales. Hoy vende 28.000. La diferencia, 10.000 kilos semanales, no está dada solamente por la caída del consumo, sino principalmente porque no consiguen materia prima suficiente para producir.

Veníamos vendiendo una cantidad que a partir de enero no pudimos respetar porque no tenemos para producir. Más allá de que el consumo y la venta esta difícil, tuvimos que bajar la venta porque no tenemos qué vender: nos están cortando la posibilidad de vender porque no tenemos cómo producir”, explicó a ANSOL Federico Chab, miembro de la cooperativa dedicado a administración y logística.

Federico caracterizó la actualidad del sector lácteo como “bastante complicada”. Y resumió: “Nosotros fabricamos muzzarella. Para hacerla no usamos leche líquida sino que compramos una masa a base de leche. Lo que está pasando es que decayó la posibilidad de adquirir materia prima. Hay menos”.

Con la marca de Séptimo Varón también se produce dulce de leche, lo hace una cooperativa de Córdoba. Y hasta fin del año pasado también tenían queso cremoso y queso tybo. “No lo tenemos más porque eran fabricas que nos hacen materia prima y nos dijeron: no te puedo seguir fabricando el cremoso porque la leche que usaba para el cremoso la tengo que usar para la materia prima”.

Hugo Córdoba está en la empresa desde los noventa, antes de que en el 2002 las y los trabajadores la recuperaran de la quiebra y fundaran la cooperativa. Desde esa experiencia contó a ANSOL: “A veces hubo crisis lecheras pero se trataban de un problema estacional, ahora no es solo un problema estacional. Cada uno está librado al azar”.

Cuando empezó a escasear la materia prima salieron a buscar más proveedores de los que tenían. “Estábamos con una capacidad productiva que no podíamos disminuir porque no nos da. Trabajamos casi al costo, vendemos para pagar esa materia prima, los salarios, la luz… no es que tenemos una ganancia extraordinaria. Entonces producir menos nos complica y no quedó otra que salir a buscar proveedores pero no es fácil porque no tienen y lo que tienen ya la tienen vendida o te la quieren cobrar a cualquier precio. Tampoco podes bajar la calidad del producto porque no vas a vender”, explicó Federico y sintetizó: “Es todo un entramado de factores que generan un quilombo importante”

Los asociados a La Ciudad denuncian dos o tres empresas grandes monopólicas del sector van a los pequeños tambos, compran más de lo que suelen vender en el mercado interno a un precio mayor, no les interesa pagar más caro, después la secan y la exportan como leche en polvo. La tonelada de leche en polvo hoy en día está en precio récord en dólares.

Las grandes cadenas de supermercados, entonces, venden una leche o una manteca por persona, no porque se venda mucho, sino porque no hay. “Muchos de los tambos que nos vendían materia prima a esta cooperativa vendieron las vacas al matadero por ahogos financieros. Con eso pagaron deudas y cerraron. Ellos también están atados a que las grandes empresas le pagan lo que quieren”, denunció el encargado de administración y logística. 

Crecer en la tormenta

Pese a que denuncian que faltan políticas públicas y que la industria general es la ley de la selva, siguen proyectando crecimiento: mediante un subsidio del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) compraron un camión para reparto con el que viajan todas las semanas a diferentes puntos del país, su fuerte es la venta mayorista. También proyectan abrir más locales de venta al público. En este momento tienen cuatro, todos en el barrio de Montecastro donde también tienen la fábrica, “pensamos que la cooperativa no es una empresa que está en el barrio, sino que es una institución social del barrio, queremos que los vecinos de alguna manera se apropien, sean parte”, dice Chab.

En los locales venden sus productos y los de otras cooperativas y pequeños emprendimientos para que sean espacio de contacto entre vecinos y productores. “Ofrecemos productos que no se encuentran en supermercados porque quizás no les sirve estar en supermercado por cómo pagan estos”.

Pretenden salir de esta crisis multiplicando sus circuitos de vente y trabajando. “Especulando seguro que no vamos a salir”, concluyó Córdoba.

Crédito fotos: Ramiro Domínguez (Ansol)

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

aa

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

Please wait

Agencia de Noticias Solidarias

Laura García Tuñón: La educación popular

Laura García Tuñón es docente, enseñó durante 35 años en escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires. Como parte del Encuentro Latinoamericano entre Docentes y Educadores Populares, cuenta cómo construir una educación distinta, desde la educación popular y desde la gestión social cooperativa.

Posted by AnSol on Tuesday, July 16, 2019