Hace apenas algunos días, el banco insignia de la Economía Social y Solidaria de nuestro país cumplió 40 años de existencia. Tiene su nacimiento en 1979, obligado por la última dictadura militar. Ansol realizó un recorrido por su historia reciente, con testimonios de Carlos Heller, actual Presidente, y Daniel Plotinsky, historiador del movimiento cooperativo en la Argentina. 
26 de MAR 2019, CABA (Ansol).- El Banco Credicoop tiene como fecha fundacional el 19 de Marzo de 1979, aunque su nacimiento está intimamente ligado a la creación del IMFC -Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos- el 23 de noviembre de 1958, que nació con el objetivo de «promover la creación de cooperativas y movilizar sus fondos ociosos de las cajas de crédito cooperativas desde unas regiones del país hacia otras, según los requerimientos estacionales».
La dictadura militar de Videla exigió capitales mínimos a las cajas de crédito que estas no podían cumplir, por lo que 44 de ellas -algunas con más de 60 años de trayectoria- se fusionaron en Credicoop en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.
«En plena dictadura militar y después de una dura pelea con el gobierno de Videla y Martínez de Hoz logramos una legislación agresiva -el proyecto original planteaba la eliminación de la forma jurídica cooperativa en la actividad financiera-. Logramos revertirlo, pero normas de capitales mínimas y otras cuestiones, nos forzaron a que aquellas cajas de crédito creadas por la iniciativa popular en los barrios para resolver los problemas del financiamiento que el sistema financiero no daba, tuvieron que ir a la fusión. Así nació el Credicoop. El primer presidente dijo algo que sigue siendo un emblema: asumimos el compromiso de mostrar que democracia y eficacia no son incompatible», expresó en declaraciones radiales Carlos Heller, actual presidente del banco cooperativo.
La ley de Entidades Financieras, que escribió Alfredo Martínez y hoy sigue vigente, decía que los bancos solo podrían funcionar bajo la forma de sociedades anónimas. «Nosotros hicimos un lío importante. Aunque parezca mentira, logramos que se nos escuche. Hoy dice que pueden ser sociedades anónimas o cooperativas», resumió Heller.
En el ámbito del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, se crearon ya 16 bancos cooperativos. En el proceso de los años siguientes, por distintas razones, esos bancos no pudieron sobrellevar las dificultades que el entorno planteaba, y se fueron sumando a lo que es hoy el Credicoop.
«Cuando los militares nos dieron la autorización lo hicieron bajo la convicción de que seríamos inviables. Se dice que en alguna reunión Martínez de Hoz dijo que si no autorizarnos a funcionar nos victimizaría. En cambio, si nos autorizaba, la gente nos repudiaría y haría que dejemos de funcionar. Eso eligieron: que nos liquidáramos solos… Pero acá estamos 40 años después. No creían que fuéramos capaces de asumir ese desafío», finalizó. 
Década del ´90
En diálogo con Ansol, Daniel Plotinsky, director de Idelcoop, contó que en la década del 90, por «una política deliberada del Estado de favorecer la concentración y extranjerización del sistema financiero», algunos bancos cooperativos decidieron transformarse en sociedades anónimas, pero eso no ayudó a ninguno a sobrevivir. En algunos casos, la quiebra de las economías regionales, junto con la concentración económica los liquidó.
Los bancos oficiales se redujeron a menos de la mitad; los bancos privados nacionales se redujeron a un poquito más de la mitad; los únicos que crecieron fueron los extranjeros.
Plotinsky puntualizó: «En el Banco Credicoop de hoy sobreviven 17 bancos cooperativos y 117 cajas de crédito. Parte se perdió, pero parte se recuperó por medio de la fusión. Otra manera de ver los 90 es sobre la posición política ideológica de las direcciones del movimiento cooperativo. Los niveles más altos de la dirigencia cooperativa apostaron al neoliberalismo. Quien presidía Cooperar en ese momento era el presidente de uno de esos bancos cooperativos que decidieron transformarse en sociedad anónima. Difiere mucho con las decisiones tomadas a principios de los 80″.
La banca solidaria, hoy. 

Hoy, con 268 Filiales y 24 centros de atención en todo el país, Credicoop es el primer banco privado de capital 100 por ciento nacional y el banco cooperativo más importante de América Latina.

Credicoop está asociado en la Argentina al Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos y a ABAPPRA (Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina). También es miembro de la ACI (Alianza Cooperativa Internacional) y de la CIBP (Confederación Internacional de Bancos Populares).

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

ft

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

Agencia de Noticias Solidarias