El sábado se encontró con la Confederación Italiana de Cooperativas en el Aula Pablo VI del Vaticano y brindó un discurso acerca de los beneficios del trabajo mancomunado.

18 de marzo 2019, CABA (Ansol).- “La cooperación va contra la mentalidad del mundo”, dijo Francisco el sábado pasado en el Aula Pablo VI del Vaticano en un encuentro con la Confederación Italiana de Cooperativas, que cumple 100 años, y explicó que hoy gobierna el dios dinero, por lo que pareciera que la verdadera riqueza son los meros bienes materiales y no las relaciones. Contra esa mirada, dio cinco argumentos.

Primero, explicó que hace falta superar a la soledad, “que convierte la vida en un infierno”, y agregó: “cuando el hombre se siente solo, experimenta el infierno. Cuando, por otro lado, siente que no está siendo abandonado, entonces puede enfrentarse a todo tipo de dificultades y dificultades. Nuestro mundo está enfermo de soledad”.

En segundo lugar, aseguró que da un trabajo bastante remunerado que permite, por ejemplo, que los agricultores que se han vuelto más frágiles a causa del mercado formen parte de una comunidad que los fortalece y los apoya; permitiendo que un pescador solitario se una a un grupo de colegas”.

También recordó el pasaje de Marcos 2,1-5, en el que los protagonistas son cuatro hombres y un enfermo al que llevan en camilla; Jesús lo perdona y lo sana. Sin embargo, el Papa rescató que esos hombres hicieron un gesto milagroso: se reunieron con una estrategia ganadora y creativa y encontraron la manera de hacerse cargo de él y de ayudarlo a encontrar a quien pueda cambiar su vida.

En cuarto lugar, afirmó que la cooperación es una forma de “abrir el techo” de una economía que corre el riesgo de producir bienes pero a costa de la injusticia social, y selló: “El milagro de la cooperación es una estrategia de equipo que abre una brecha en la pared de la multitud indiferente que excluye a los más débiles. Cuando permanezco ciego ante el sufrimiento y la fatiga de los demás, realmente permanezco ciego ante lo que podría hacerme feliz: no se puede ser feliz solo”.

Por último, enfatizó en que el trabajo cooperativo se opone al individualismo, es la estrategia del “equipo contra el interés, el bienestar de todos contra los intereses de unos pocos”.

Durante la conferencia también se refirió a las cooperativas sociales, de las que destacó que logran combinar, por un lado, “la lógica de la empresa y, por otro, la de la solidaridad: solidaridad interna hacia sus miembros y solidaridad externa hacia los destinatarios”.

 

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *