“Pasito a Paso” se llamaba el jardín de infantes que, de un día para otro, el 30 de noviembre de 2018 cerró sus puertas y dejó, por un lado, a cientos de chicos a la deriva y, por otro, a 64 docentes sin trabajo. “Las Acacias” se llama el flamante jardín de infantes recuperado por una cooperativa conformada por 26 de esas docentes.

12 de MAR LA PLATA (Ansol) “Las Acacias” le debe el nombre a un árbol inmenso que había en el centro del edificio original del jardín. “Era como el pulmón, el alma, daba vida, color. Lo pensamos en ese contexto”, contó a Ansol la presidenta de la cooperativa, Yamila Berdún. “Hoy (martes) hicimos el acto de inicio escolar. Fue muy emocionante. Con todo lo que fue el conflicto, haber perdido sólo tres días para nosotras es un montón. Poder generar, a partir de lo que sabemos hacer, un proyecto autogestivo, corriéndonos de la mirada de la educación como un comercio, es algo soñado”, manifestó.

Los ingresos que tenga el jardín servirán para “conservar las fuentes de laburo y cubrir los gastos; nada más”, ya que las docentes entienden que “no somos una empresa privada que busca hacer un comercio de la educación, sino una cooperativa de trabajadoras que brindan un servicio a la comunidad, con un montón de facilidades para que todas las familias puedan acceder a una educación de calidad”.

Esta recuperación tiene una fuerte impronta feminista. Así, lo ven las propias docentes. “Hay algunos varones, pero somos una amplia mayoría de mujeres. Este jardín tiene la característica de ser un triunfo obrero encabezado por mujeres; peleado, luchado y ganado por mujeres. Nos parece súper importante en el contexto actual y en la mirada actual de la mujer, en el rol de la mujer y en el nuevo paradigma con respecto a las mujeres; no sólo en lo laboral, sino en todos los ámbitos, pero en este caso nos toca desde lo laboral”, explicó Berdún.

Además de lidiar con el desafío de reorganizar absolutamente todo lo referido al jardín, “hemos modificado y profundizado la propuesta pedagógica”. La misma “tiene que contener y alojar a las necesidades de los niños, de las familias y a la identidad institucional”, relató Yamila. En ese sentido, profundizó: “Por el lado de los niños, para nosotras es muy importante que se sientan contenidos, atendidos con una mirada particular, individual. Por parte de las familias, hay una demanda importante de que reciban instrucción en inglés y así lo hacemos. En lo institucional, consideramos fundamental poner el eje en la identidad latinoamericana; por ejemplo, las salas del jardín llevan por nombre elementos de la naturaleza en quechua. A la tarde, en las horas extracurriculares, hacemos un fuerte hincapié en programas artísticos”, resumió.

El camino de la recuperación no fue fácil. Fueron tres meses de turbulencias. Hubo movilizaciones, reclamos, reuniones con representantes del Estado, trámites, etc. En enero, las trabajadoras lograron un embargo de los bienes que nunca pudieron hacer efectivo por burocracias judiciales. Luego, empezaron tratativas con los dueños del edificio, pero no hubo manera de llegar a un acuerdo. Por lo cual, tuvieron que buscar un nuevo edificio. En enero mismo, se empezaron los trámites legales para poder habilitar la escuela, lo cual recién se hizo efectivo este lunes último. La habilitación sirve para el nivel inicial, pero la apuesta es más grande: tramitarán para el año que viene la escuela primaria.

Las trabajadoras de la educación contaron con el apoyo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de La Plata (UNLP). Esta intervención fue clave en hacer visible la lucha, en el planteamiento estratégico de la pelea y en establecer las conexiones con el Estado. De esa forma, lograron que la municipalidad de La Plata ofreciera pagar la totalidad del alquiler de un nuevo edificio.

El director de la Cátedra Libre de Fábricas Recuperadas de la UNLP, que depende de la Secretaría de Extensión del Rectorado, Marcelo Amodio, expresó a Ansol: “En un contexto gris del país, de cierre de empresas, poder abrir una escuela, con una mirada crítica, es muy gratificante. Es una escuela identificada con los valores de la solidaridad, de la ayuda mutua, es un hecho político que vemos con mucha alegría”. Con el jardín recuperado, “nuestra tarea es ahora ayudar en los planes pedagógicos de la escuela”, finalizó.

Permitida la reproducción total y/o parcial citando correctamente la fuente. 

jr 

Fotos: Audiovisual Pulso Noticias (La Plata) https://www.youtube.com/watch?v=T8O6Mpi4jhk 

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

Please wait

Agencia de Noticias Solidarias

Soledad Barruti: ¿Es posible consumir de otra manera?

TOMA 3 🎬 ¿Es posible consumir de otras maneras? Mirá lo que recomienda la periodista Soledad Barruti y contanos qué opinás.

Posted by AnSol on Thursday, March 14, 2019