Mario Elgue, primer presidente del Instituto Provincial de Acción Cooperativa y presidente del Inaes 2003-2004, coordinador ejecutivo de la fundación Cieso en la ciudad y la provincia de Buenos Aires, dialogó con Ansol acerca de desafíos del cooperativismo.

(Ansol).- “Hay dos corrientes extremas: la que hace hincapié en pequeñas cooperativas recuperadas o de pequeños productores; y el empresario más consistente, como Aca o Fecovita. Son las dos puntas de las versiones del cooperativismo. Hay una asignatura pendiente de que se integren en un subsistema público y de integración entre cooperativas y mutuales de estas dos dimensiones. Si bien hay grandes confederaciones, esas integraciones son más institucionales que económico sociales”, propuso Mario Elgue, coordinador ejecutivo de la Fundación Centro de Investigación  de la Economía Social.

En esa sintonía, ejemlpificó: “Hace falta que las cooperativas agrarias se vinculen más con las eléctricas. Hace falta que las cooperativas de trabajo se integren con las de consumo. Potencialmente, las cooperativas y mutuales agrupan a un 30 por ciento de la población argentina. Representan aproximadamente el 10 por ciento del Producto Bruto. Están en los pueblos del interior adonde no llegan otras empresas. La electrificación rural está hecha en un 70 por ciento por las cooperativas”.

También dejó desafíos para los gobiernos: “Creo que el cooperativismo es potencialmente un movimiento económico y social muy importante. Los gobiernos no lo han integrado suficientemente a sus políticas públicas”.

La Fundación Cieso hace capacitaciones online, asistencia técnica y tutoría de cooperativas con dificultades en formalidades o doctrinarias. Hace de nexo con entidades públicas en todo lo qeu tenga que ver con cooperativas y mutuales.

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *