12 Dic, CABA (Ansol).- Gabi Nacht, secretaria de investigaciones del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini e investigadora y docente Idelcoop, Fundación de Educación Cooperativa del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos.

-¿Cómo influye el feminismo en la economía social?

Esta generación, tan joven, que salió a la calle, y que está indignada de que alguien opine sobre su cuerpo es producto de políticas educativas, políticas de ampliación de derechos y políticas sociales. Estas chicas crecieron en una época de nuestro país y de nuestra región en la que se llevaron a cabo esas políticas de democratización de la sociedad y de igualdad de género. Ese es un dato que hay que tener en cuenta.

A veces se habla de que las políticas de género se van mejorando y modernizando con el mero paso del tiempo. Las feministas y los integrantes de movimientos sociales sabemos que todo cambio social y conquista de derecho se da en el marco de la acción organizada y consciente, y en el caso de tener un buen gobierno, de las políticas públicas.

Por otro lado, es interesante rescatar que estas nuevas generaciones que salen a la calle plantean un desafío para las más grandes, escuchar, y para los más jóvenes, tener política de memoria y de diálogo con generaciones anteriores. Nadie nace de un repollo. Ahí está la riqueza de los movimientos feministas. Este reconocimiento que nos damos entre mujeres -y que en otros espacios no obtenemos-, también nos cabe a las diferentes generaciones.

En la economía social y solidaria, la cuestión generacional es un tema de por sí, más allá del género. Las mismas herramientas de la economía social y solidaria para promover la participación son las que tendrán que abrirles las puertas a las nuevas generaciones.

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *