Sucedió este Domingo en Cañada de Gómez al 2700, en Mataderos, y la niña se encontraba junto con su familia cuando se generó el incendio donde vivían y trabajaban en condiciones deplorables. De las últimas 9 muertes que ocurrieron en este tipo de talleres, 8 fueron de menores de edad. “El Estado es responsable, el estado no controla”, expresó a Ansol Juan Vazquez, referente de la Cooperativa Juana Villca, integrante de CTEP.  

10 de NOV CABA (ANSOL) La niña, Mariana, se encontraba junto con su familia cuando se originó un incendio que aún las autoridades tratan de determinar a la espera del resultado de las pericias. Al momento del terrible hecho estaban en el lugar la pareja y dos niños, y la mamá logró sacar al integrante menor de la familia pero cuando intentó volver ya no pudo.

“La cuestión es recalcar que el Estado es responsable. Si se pusiesen a controlar toda la producción de las fabricas y las condiciones en las que se trabaja seria fácil que se termine este tipo de incendios. De las últimas 9 muertes, 8 fueron menores de edad, y además una persona que estaba embarazada”, expresó Juan Vazquez, de CTEP.

Sobre el doloroso hecho, contó a Ansol: “a las 9 de la mañana se originó el incendio en una de las habitaciones de la casa donde funcionaba el taller, no se sabe bien si fue un corto por un arbolito de navidad  o una espiral para mosquito, aún esperamos el resultado de las pericias. Habían estado dos meses sin trabajo y había llegado un corte que lo pensaban trabajar esta semana”.

“Hoy no fueron los chicos a la escuela donde cursaba la nena porque se están viviendo momentos muy duros. A nivel distrital se esta organizando una colecta para poder realizar un aporte económico, porque la familia perdió todo. Por la tarde desde la comunidad educativa de Mataderos nos vamos a acercar a la casa”, dijo a Ansol, Carolina Brandariz, Secretaria de géneros e igualdad de oportunidades de la UTE/Ctera, y responsable del Distrito Nº 13, Mataderos.

Al lugar, llegaron efectivos de la Comisaría 42 de Mataderos que realizaron las primeras investigaciones y pesquisas, y el foco ígneo fue sofocado por el cuerpo de Bomberos Voluntarios de la zona.

“Hay un grado de vulnerabilidad muy fuerte, no sólo por lo que pasa en el taller sino que en las casas de los trabajadores textiles también pasa igual. Estamos trabajando desde la Cooperativa “Juana Villca” en pensar la casa por un lado, y el trabajo por el otro, y es difícil porque está muy naturalizado. Además, se precariza trabajo porque en la industria hay un desgaste tan grande que pagan precios del año pasado y, encima, te lo recortan. La industria está asfixiada, y entonces que le podés decir a los compañeros que están en el taller: ´¿Qué se vayan a alquilar algo?´Esta crisis que sufrimos tiene como resultado este tipo de condiciones en el trabajo”, reflexionó Vazquez a la agencia de noticias Ansol.

“Acercamos a la escuela un material que se llama “De eso si se habla”, un cuadernillo que fue confeccionado desde UTE cuando paso el caso de los niños Rodrigo y Rolando, en Flores, que también murieron en un incendio en un taller clandestino. Ahí se habla de falta de regulación por parte del Estado, y como termina derivando en la trata de personas”, planteó Brandariz, a lo que agregó: “Es una situación donde, primero, están las condiciones de este ajuste económico que en lugar de favorecer el trabajo de estas familias, lo precariza cada vez más. Y, por otro lado, la falta de regulación del Ministerio de Trabajo de la Ciudad. Cuando fue el caso de los chicos de Flores hicimos una trabajo de denuncia junto con las organizaciones sociales para que cuando sucedan este tipo de hechos tengan implicancias políticas concretas”.

 

Permitida la reproducción total y/o parcial citando correctamente la fuente. 

ft 

 

 

 

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *