140 puestos de trabajo quedan en riesgo por la avanzada de la industria cárnica privada. Mientras tanto, la cooperativa realizará una asamblea en 15 días con veedores del Inaes para levantar un sumario.

13 Nov, CABA (Ansol).- Trabajadores de la cooperativa Frigocarne y distintas organizaciones sociales como CTEP y Barrios de Pie acordaron con el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social que realizarían una nueva asamblea con veedores del organismo para levantar el sumario que pesa sobre la recuperada.

“En el 2016, producto del cambio de las resoluciones de la carne que vino del Ministerio de Agroindustria, Frigocarne quedó un año y medio parada sin producir. Se le hizo una inspección y detectaron que de los 140 asociados solo quedaban 60, porque salieron a buscar otras fuentes de trabajo. El Inaes inició el sumario que ahora puede cristalizarse en una suspensión”, explicó a Ansol Sebastián Demicheli, abogado de la cooperativa.

El Inaes enviará veedores propios a la fábrica para corroborar el estado actual del lugar y los empleados en los próximos 15 días.

La recuperación, contexto y actualidad

Desde el 2004, los trabajadores se conformaron como cooperativa y llevaron adelante la empresa que hoy no vive el mejor contexto económico: pagan más de 700 mil pesos mensuales de luz, por lo que decidieron bajar la producción y evitar una boleta más alta.

La industria de la carne tiene 22 empresas recuperadas, con 2153 trabajadores, según el último informe del Programa Facultad Abierta, de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA); se desprende también que el 13,75 por ciento de los trabajadores de empresas recuperadas pertenecen a al rubro de la carne.

La industria de la carne

Asimismo, los trabajadores del frigorífico recuperado enfrentan una dura competencia con el resto de la industria de la carne.

“Los grandes empresarios de la carne, como Ricardo Brucesece, dicen que las cooperativas son una competencia desleal porque no pagan cargas sociales. Nos quieren fuera del mercado”, denunció Demarchi.

Para el abogado, los empresarios se quieren quedar con la porción del mercado que ocupan las 22 cooperativas relevadas por Facultad Abierta.

Como en las cooperativas, los trabajadores están cobrando menos, los empresarios privados sostienen que se trata de competencia desleal.

Demarchi detalló: “Lo que sucede es que no piensan en la lógica del retorno de excedentes de una cooperativa: de dónde sale la plata que cobran los asociados? De lo que ellos mismos producen.

 

 

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *