La representante regional Adjunta de la FAO para América Latina y el Caribe, Eve Crowley, estuvo en la V Cumbre Cooperativa, donde dialogó con esta agencia sobre el rol de las cooperativas para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030 propuesta por la Organización de las Naciones Unidas. 

CABA, 25 Oct (Ansol).- “Tenemos un convenio importante entre la Alianza Cooperativa Internacional y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao) que abre grandes oportunidades de trabajo en conjunto”, declaró Eve Crowley, la representante regional del organismo internacional, ante esta agencia de noticias.

En ese sentido, durante la V Cumbre Cooperativa que se está desarrollando a lo largo de esta semana en la Ciudad de Buenos Aires, afirmó: “El movimiento cooperativo hoy ha evolucionado mucho. Hay nuevos modelos de empresas muy competitivos que siguen los principios y valores cooperativos. Hace falta asegurar intercambios de experiencias concretas para que los trabajadores de un país puedan conocer los de otros países. Los que luchan en un país por integrar a grupos marginados y asegurar un modelo más competitivo podrían aprender de cooperativas hermanas en otras latitudes”.

Para Crowley, hace falta mirar al Estado y encontrar a los responsables en inversión en investigación, en diseño de políticas públicas para que ese esfuerzo por sobrevivir y funcionar que las cooperativas llevan adelante desde hace décadas, resistiendo a crisis financieras y alimentarias también signifiquen la visibilización de otro modelo empresarial posible.

“Todos los graduados deberían conocer al cooperativismo como una posibilidad”, sugirió la antropóloga.

Tal como establece la Agenda 2030 de la ONU, los desafíos globales tienen una red cooperativa en la que sustentarse y a partir de la cual trabajar, pero para eso, afirmó Crowley, es necesario “profundizar en la integralidad de lo económico, lo social y lo ambiental. Uno no puede lograr una cosa y dejar al resto de lado. La oportunidad y la prosperidad va junto con la justicia social”.

También explicó a Ansol por qué el movimiento cooperativo es el principal motor para cumplir la agenda 2030: “Los pequeños agricultores que en este momento no tienen voz y no logran integrarse en las cadenas de valor, ni lograr economías de escala, ni alcanzar financiamiento, sí podrían conseguirlo por medio de cooperativas con desarrollo territorial”.

Por último, ante la consulta de la Agencia de Noticias Soldiarias, se refirió al rol de las mujeres: “Son la mayoría de la mano de obra en la producción agrícola. No son representadas a un nivel acorde en las organizaciones de productores. Hay ejemplos interesantes en Panamá, donde Ipacoop asegura que más de la mitad de los miembros sean mujeres. Pero también es un desafío la integración de pueblos originarios y de la juventud. Tenemos que enfrentarlos ahora para poder llegar a la agenda 2030”. (Ansol) SA

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *