(Ansol).- Las cooperativas escolares organizadas en Sinatep participarán hoy de las elecciones de la CTA Autónoma a través de candidatos educadores y candidatas eduacadoras de bachilleratos populares.

En la Lista 1 Germán Abdala, Pablo Rodríguez, Eduardo Amorín, Juana Feu, Marie Alvarez y Ali Benitez participarán de los comicios gremiales en las regionales Sur y Norte de CABA y a nivel nacional.

Pablo Rodríguez, secretario General de Sinatep, destacó ante Ansol el reconocimiento del trabajo en las escuelas cooperativas, contó que su participación sindical nunca modificó el espíritu de trabajo y agregó: “Siempre pusimos énfasis en lo que veníamos haciendo. Como trabajadores y trabajadoras, en este caso, de la educación popular, estamos en una situación precaria frente al Estado. Organizarnos es una respuesta y una condición propia de los trabajadores para tener un frente de lucha más potente”.

Además de lo novedoso de la participación como candidatos en la Central, la institucionalidad que ganarían les permitiría a los trabajadores de escuelas cooperativas trabajar a nivel nacional con mejores condiciones sobre los proyectos políticos-pedagógicos.

Además, Rodríguez agregó que la participación en la CTA Autónoma deriva de la resistencia que sintieron hacia su condición de trabajadores y trabajadoras y de una concepción política: “Decidimos hacer el sindicato con la decisión de nuestra agrupación y de la comisión jurídica de la Central. La visión de ser independientes de los patrones, de los gobiernos y de los partidos nos hizo elegir la CTA Autónoma”.

Hacia la reglamentación de la ley

Venimos trabajando hace mucho en la reglamentación de la gestión social cooperativa en la Ley de Educación Nacional.

“Existen diferentes ejemplos que nos interpelan x la necesidad de organizarnos y tener herramientas los proyectos Educativos que nos entendemos de Gestión Social Cooperativo de todos los niveles y modalidades. En el reciente VIII Encuentro Plural de Educaciones Posibles que se realizó en Resistencia, Chaco, nos encontramos con muchas experiencias con diferentes necesidades algunos con situaciones de ofensiva peleando un marco normativo propio como la experiencia local, en donde escuelas de GSC con reconocimiento del estado Provincial están por presentar un marco normativo propio, que estaremos apoyando desde las distintas instancias de la CTA A, impulsado por la escuela ‘Héroe Latinoamericano’ de la Ciudad de resistencia, y por otro lado tenes la preocupante situación de la Escuelita del Río de la ciudad Comandante Luis Piedrabuena, también en Santa Cruz una escuela desalojada por la avanzada neoliberal y miradas burocratas del Consejo Provincial de Educación de la Provincia de Santa. Cruz. Frenar esos ataques será nuestra tarea”, explicó Pablo Rodríguez.

Además de estos ejemplos en el país hay miles de este tipo de situaciones: en la Provincia de Buenos Aires, la experiencia educativa para jóvenes y adultos, construido en el seno de la CTA Autónoma, como el Bachillerato Popular Arbolito, de la UST, que, está reconocida por el Estado dentro de la gestión privada, pero los educadores y las educadoras no tienen salarios y enfrentan situaciones de precariedad absoluta.

Existen además otras escuelas cooperativas y experiencias como las nucleadas en la federación Feceaba, los encuentros organizados por la asociación nacional de Gestion Social, los mapeos de proyectos de educación alternativa realizados por experiencias como las de Reevo, experiencias educativas en Córdoba, Santa Fe, Mendoza y otras provincias.

Eduardo Amorin, candidato por el Frente Cooperativo, añadió la clave territorial: en la escuela donde da clases, la Germán Abdala, de La Boca, los títulos son de desarrolladores comunitarios.

“El camino que desarrolla el estudiante a lo largo de los tres años que está en la escuela son de pleno arraigo porque la graduación está pensada para la comunidad”, informó a Ansol, y agregó que eso tiene un sentido político estratégico: “El avance neoliberal sobre el sistema educativo a nivel Ciudad de Buenos Aires, y particularmente la reforma para Adultos, nos obliga a pensar cómo articular las experiencias educativas y de gestión social cooperativa sumadas a las experiencias autogestivas con un solo criterio para pasar a un modelo que nos permita pasar a la ofensiva”.

Como viene impulsando la Campaña Argentina por el Derecho a la Educación (CADE), que hace eje en que se garantice el derecho a una educación para todos y todas, Sinatep “busca crear un estatuto propio y que el derecho  de los movimientos populares a gestionar la educación sea reconocido y que el Estado reconozca los proyectos políticos pedagógicos construidos en las entrañas del pueblo trabajador”, agregó Amorin.

Así, la planificación que detalló el candidato del Frente Cooperativo incluye: “Seguir caminando la ciudad y el país para consolidar esta herramienta gremial, estar a fines de Agosto participando del encuentro nacional que organiza la Asociación Civil de Educación de Gestión Social en Moreno. Trabajar con Laura Garcia Tuñon y su equipo en el armado del Encuentro Latinoamericano entre Docentes y Educadorxs Populares (Endyep) a realizarse en octubre, a fin de ir visibilizando esta herramienta e ir consolidando marcos de articulación con otros espacios educativos”.

Sinatep es parte de la lucha del Movimiento por una educación de Gestión Social Cooperativa que viene reclamando el reconocimiento de los siguientes puntos: obtener el reconocimiento legal como agentes educativos; disponer del financiamiento integral que asegure el ofrecimiento de una Educación de Gestión Social y Cooperativa gratuita para todos y todas; tener autonomía para decidir su organización interna y administrativa; tener autonomía para definir su proyecto político-pedagógico, pudiendo incidir sobre el diseño curricular y las formas de evaluación; tener autonomía en la selección de los educadores y las educadoras que hacen parte de los proyectos, pudiendo recuperar y legitimar el concepto de idoneidad en cargo; constituir una dirección de Educación de Gestión Social y Cooperativa como cuerpo colegiado, donde los proyectos educativos tengan lugar en las decisiones sobre la adscripción y supervisión de las instituciones educativas y sus proyectos político-pedagógicos.