(Ansol).- La revista Autogestión para Otra Economía presentará mañana a las 18 su quinta edición, Un mundo de trabajadores autogestionados en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini.

Este número tratará sobre el VI Encuentro Internacional Economía de los/as Trabajadores/as, que se llevó a cabo entre el 30 de agosto y el 2 de septiembre de 2017 en el Hotel Bauen (CABA) y la recuperada Textiles Pigüé, de esa ciudad, con la presencia de más de 500 personas de más de 20 países.

El director de la revista, Andrés Ruggeri, es también titular del Programa Facultad Abierta, que impulsó estos encuentros que se realizan desde 2009 juntando a trabajadores de empresas recuperadas y autogestionadas, a dirigentes de sindicatos y a investigadores del mundo laboral.

En este número, Ruggeri presenta un informe realizado por el grupo de estudios universitario, en el que da cuenta del deterioro de las recuperadas argentinas en los últimos dos años.

El director de la fábrica bonaerense donde se realizó la asamblea final declaró en la editorial del número: “Llegó la hora de sentar las bases para la creación de un gran Movimiento de la Economía de los Trabajadores, que sea internacional y de las trabajadoras y trabajadores del mundo”.

El francés Benoit Borrits, de la Asociación por la Autogestión, propuso, por ejemplo, repensar la forma organizativa de la cooperativa de trabajo para la construcción de este movimiento: “No podemos limitarnos a esta definición que pretende que solo los trabajadores controlen, determinen y decidan sobre su propio trabajo (…), sino buscar en las formas de lucha actualmente utilizadas aquello que puede formar parte de un movimiento y lo que debe ser rechazado”.

Gorka Martija y Gonzalo Fernández, investigadores vascos del Observatorio de Multinacionales en América Latina, observaron: “La reacción ante la ofensiva neoliberal genera resistencias y gérmenes de otra forma de entender la sociedad”.

Además, evaluaron: “Conviven así personas que seven a sí mismas como propietarias del centro de trabajo desde una perspectiva más clásica de la palabra (reproduciendo así parcialmente determinadas lógicas propias de la empresa capitalista), con personas a las que les resulta dificultoso abstraerse de la identidad de asalariadas (lo que dificulta la concepción de la cooperativa o la empresa recuperada como un proyecto netamente colectivo y de construcción comunitaria, con nuevas reglas y relaciones horizontales entre sus componentes). Y también, por supuesto, con personas que se ven inmersas en procesos de adquisición acelerada de conciencia respecto a las implicaciones sociales y políticas de una experiencia de este tipo, y su rol profundamente contrahegemónico en el marco de la ofensiva neoliberal”.

A lo largo del número también se analizó la actualidad neoliberal chilena en torno a los procesos autogestivos, recordando lo que fue la experiencia de los cordones industriales durante el fin del gobierno de Salvador Allende y el rol de las mujeres, las disidentes sexuales y el feminismo y su relación con la autogestión.

La revista es realizada por las cooperativas Cultural Callao, Proyecto Coopar, Proyecto Wow, Obrero Gráfica Campichuelo, Consol y con la colaboración del jefe de redacción Roly Villani e investigadores del Conicet y Universidades, tales como María Inés Fernández Álvarez, Sebastián Carenzo, Alberto Gandulfo, Francisco Cantamutto, Florencia Partenio.

También académicos del exterior, como Celia Pacheco Reyes, Henrique Tahan Novaes, José Luis Carretero, Darío Azzellini y Marcelo Vieta, que en este número explica por qué la existencia de una recuperada es una crítica en sí al capitalismo.

También colaboran trabajadores autogestionados como Rafael Enciso Patiño, Francisco Martínez, Hugo Cabrera, Federico Tonarelli.