(Ansol).- El pasado 5 de enero la gobernadora María Eugenia Vidal dictó un decreto que veta un proyecto de ley sancionado por la Legislatura provincial, a través del cual se establecía una prórroga por tres años de la ley de expropiación del edificio de 60 entre 10 y 11, donde funciona desde hace 14 años el Centro Social y Cultural Olga Vázquez.

El proyecto había sido aprobado por la Cámara de Diputados el 31 de agosto y por la Cámara de Senadores en la sesión del 29 de noviembre, y extendía la vigencia de la ley 13.764, aprobada en 2007 y prorrogada en 2012, que declaró de “utilidad pública” y sujeto a expropiación el inmueble, “destinado a apoyar y promover el funcionamiento de emprendimientos solidarios sin fines de lucro”.

En los considerandos del decreto que veta el proyecto de ley, se señala que “el Presupuesto General no prevé partida específica para atender la erogación que origine el dictado de la norma”, lo cual no es fundamento válido, dado que aunque no haya partida presupuestaria destinada en el corriente año, la prórroga es por tres años, es decir que la situación podría resolverse con una asignación presupuestaria en los próximos dos años.

Además, pese a que se señala que el “Ministerio de Economía ha solicitado el rechazo de la presente iniciativa señalando que no surgen elementos de juicio que permitan estimar el gasto de la presente expropiación”, en el caso del Olga Vázquez, concretar la expropiación implica saldar las deudas que dejaron los antiguos dueños, a partir de la quiebra de la escuela privada que funcionaba en el edificio.

Así, el Banco Provincia y Arba, entidades del propio estado provincial deberían hacerse cargo de la deuda.

En las gestiones previas a la sesión,  el presidente del bloque de Senadores de Cambiemos, Roberto Costa, firmó un acta en la que se comprometía a “comunicarle a la gobernadora María Eugenia Vidal y exponerle la situación del espacio, adjuntando material que verifica el trabajo que se viene sosteniendo desde hace 14 años” y prometió buscar una “solución definitiva” para que “el Olga tenga un título de propiedad, precario en un principio, definitivo en el futuro, para que de esa manera haya una seguridad que ustedes puedan seguir realizando las tareas que hacen”.

Si bien el proyecto fue vetado, vuelve a la Legislatura provincial y la iniciativa continúa en estado parlamentario.

De no ser aprobado, el lugar podría ser desalojado tras 11 años de trabajo autogestionado.

En el Centro Cultural Olga Vázquez funcionan más de 25 talleres de expresiones artísticas diversas, 6 cooperativas de trabajo sin patrón, 2 bibliotecas, una radio, y es el lugar de encuentro de decenas de colectivos políticos, de la comunicación, artísticos y sociales.