(Ansol).- Tras un año de encuentros y debates, las compañías semilleras más importantes -Dow, Syngenta, Monsanto, Bioceres, Nidera, Don Mario, Advanta, Dupont, ASA y Basf- y las entidades del campo nacional, aprobaron un acta que fue enviado al Ministerio de Agroindustria para el tratamiento de una Ley de Semillas, que modificará a la vigente que cuenta con más de cuatro décadas de aplicación.

“La reunión logró generar un acta con puntos de acuerdo con los ejes de agenda para definir una nueva ley. Se lo llevamos al ministro. Ahora resta idear la transición hacia una nueva ley, por medio de resoluciones”, dijo a Ansol el vicepresidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada, Egidio Mailland.

Entre los puntos más importantes de la nueva legislación están el cobro de patentes para los sectores donde imperan los organismos genéticamente modificados, como la soja y el algodón, y la posibilidad de acopio por parte de los productores sin tener que pagar regalías a las empresas productoras de la variante utilizada.

“Este problema se solucionó ya que la adecuación de una ley a otra, la hemos convalidado bajo la idea de que quedarán fuera una cantidad enorme de materiales para el cultivo de soja, trigo y otras especies. Entonces los productores seguirán teniendo la posibilidad de seguir sembrando materiales que son muy buenos y que están vigentes”, confirmó Mailland a esta agencia.

Finalmente, se concordó que el Estado será el órgano regulador y árbitro del control de las semillas por medio de distintas autoridades, sin la injerencia del sector privado.