(Ansol).- Los trabajadores de la librería Adán Buenos Aires se encuentran acampando frente al local ubicado en avenida Corrientes 1671, en pleno centro porteño, desde el martes, luego que el dueño David De Vitta, quien cobró popularidad a mediados de año al decir que reconvertiría el negocio en una cooperativa, está intentando apropiarse de los libros y vender el fondo de comercio, bienes que pasarían a la cooperativa constituida por los trabajadores, tras las quiebra de la empresa.

La librería Adan Buenosayres había anunciado primero su cierre y después su transformación en una cooperativa de trabajo integrada por el dueño y los empleados, pero resultó ser una estafa del primero a los segundos para borrar las cargas sociales.

“Venimos el martes, y De Vitta no quiso negociar ni con nosotros ni con nuestro abogado. Nosotros no recibimos ningún telegrama, porque la mayoría de nosotros estábamos en negro. Vamos a acampar día y noche hasta que nos indemnice y nos pague lo que nos corresponde, y no vamos a permitir que se lleve ningún libro”, dijo a Ansol el trabajador de la librería Nicolás Palazzini, quien además adelantó que ya se hizo la denuncia contra el anterior dueño, por agredir físicamente a una de las trabajadoras, hecho que justificó ante el abogado de los empleados como fruto de una charla alborotada.

Cabe destacar que la constitución de la cooperativa ya está avanzada en el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social, sin la presencia de De Vitta, quien inicialmente si aparecía como asociado, pero que fue dado de baja por la propia entidad dado que aún no había como dueño de la librería.

“No nos vamos a ir hasta que nos indemnice y nos dé lo que había prometido como capital inicial de la cooperativa, que es el fondo de comercio y el millón de pesos valorizados en libros, con los que vamos a armar nuestra nueva librería cooperativa en el futuro”, concluyó Palazzini a esta agencia.