(Ansol).- “Tuvimos reuniones con la patronal. Ayer fue la última, y aseguraron que no tienen la cuenta que necesitan para pagarnos. Nosotros les dijimos que si quieren entrar, que venga la chica de recursos humanos, pese a que a ella tampoco le creemos, porque ya nos mintió muchas veces. Creemos que deben tener otra computadora para verificar esa cuenta, y en realidad que quieren entrar para vaciar la curtiembre, denunció ante esta agencia Héctor, delegado gremial de la curtiembre de la localidad de Valentín Alsina.
La empresa había pedido racionar la quincena, propuesta que la planta aceptó por miedo a perder sus puestos de trabajo.
Sin embargo, las deudas continuaron creciendo hasta alcanzar el millón de pesos en sueldos y otro millón en cargas sociales, por lo que los empleados tomaron la decisión de no permitir el ingreso de los dueños.
Hace nueve meses, la empresa cambió de razón social, lo que aumentó las sospechas en los trabajadores, quienes, además, señalan que en los últimos meses se han mantenido los niveles de producción y de venta, y que la patronal tampoco presentó ningún preventivo de crisis.