(Ansol).- “El 15 de julio se decretó la quiebra de Agroindustria Madero, y quedamos todos en la calle. Estamos haciendo guardia dentro del predio y juntando avales para que la jueza nos dé la continuidad laboral”, detalló a esta agencia José Vergara, delegado de los trabajadores por Agroindustia Madero y futuro presidente de la cooperativa que todavía está en formación.
Agroindustia Madero S.A fue concursada en 2010 con una deuda de 10 millones de pesos que actualmente se multiplicó por 40: cuatro años después, en 2014, el entonces titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, advirtió que la sociedad anónima era una de las 1.200 empresas que habían utilizado facturas apócrifas.
Los 120 trabajadores de la empresa ubicada en Tablada, en La Matanza, no cobran desde hace cuatro meses y están en pleno proceso de formación de una cooperativa para reanudar su funcionamiento en ese predio perteneciente a Molino Navarro.
“Mientras tanto, estamos formando la cooperativa para que el lunes, en cuanto se levante la feria judicial, entregarle los papeles a la jueza”, anticipó Vergara, quien también remarcó que en el predio en donde resisten hay tres empresas que pertenecen al mismo dueño: Carlos de Pina.
La empresa producía aceites vegetales, lecitina (un complemento alimenticio), pellets de soja y girasol, alimentos balanceados y harina flash (obtenida a partir del poroto entero sin previa extracción del aceite).