(Ansol).- “Hay compañeros que necesitan cobrar su salario. Lo necesitan mucho”, explicó Pablo Díaz, secretario de la Cooperativa, a esta agencia durante la apertura del local.
El nuevo punto de ventas que fue inaugurado por los cooperativistas el sábado 30 está ubicado en el barrio porteño de Boedo (Avenida Garay 3768): además de los productos de La Litoraleña también se comercializarán quesos, aceites, yerba, vino y galletitas, elaborados en el marco de la economía solidaria.
Por la continuidad
El miércoles pasado, los trabajadores se concentraron frente al Juzgado Comercial N° 18 para denunciar “atropellos patronales y el fraude de los síndicos designados por la justicia”.
En tanto que el próximo jueves, volverán a reunirse con la titular de ese juzgado,
Valeria Pérez Casado, para avanzar en la posibilidad de continuar con la producción en la planta de La Litoraleña, a más de ocho meses de falta de pago de salarios.