(Ansol).- El programa de refrigerios fue creado en 2002 por el gobierno de Aníbal Ibarra bajo la órbita de la Dirección General de Servicios a las Escuelas, que coordina los comedores, cooperadoras, colonias y buffet escolares, y forman parte tanto cooperativas como empresas privadas.
La semana pasada, Evencoop, La Cacerola y la Red de Barrios, que proveen refrigerios a escuelas porteñas, exigieron respuestas al Ministerio de Educación de la Ciudad por el atraso de pagos y la ausencia de directivos.
Al respecto, Fabio Ferrau, asociado de Evencoop, detalló que el miércoles 23 se reunieron con la nueva ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, quien aclaró que la falta de pagos se debe a “un problema con los representantes anteriores”.
“El responsable del sector de los comedores escolares, Lucas Incicco, entró como diputado del PRO en Santa Fe y desde noviembre que no está y no dejó firmado nada. Es un tema de inoperancia”, indicó Ferrau, quien adelantó que hoy se volverán a juntar con los responsables de Educación de la Ciudad para resolver el conflicto que agobia a más de 90 trabajadores de cooperativas.
Nucleadas en la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (Facta), la semana pasada recibieron el apoyo de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) y de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA).
“Son casi cien trabajadores que hicieron lo imposible por brindar un buen servicio a los chicos de las escuelas de la ciudad, y hoy sienten una gran incertidumbre; lo único que piden es contar con cierta estabilidad para seguir creciendo en el marco de la Economía Social”, señaló días atrás el presidente de la CNCT, Christian Miño.
*Crédito imagen: CNCT