(Ansol).- Carlos Alberto Ceniceros es técnico electrónico y construyó con pedazos de motos un auto ecológico que puede cargar hasta 150 kilos y que alcanza 35 kilómetros por hora.
“No produce polución. No consume tanto oxígeno como los autos a combustión. No genera gases nocivos y no tiene ruidos, es insonoro. Este tipo de auto se llama ecológico porque es eléctrico. Ahora, ¿qué tan ecológica es la electricidad, si para hacer electricidad hay que construir una represa?”, analizó.
En diálogo con el diario sanfernandino Nuestra gente agregó que otra ventaja es el bajo costo: “Cargar la batería no cuesta nada. Serán aproximadamente 200 watts y yo lo hago desde mi casa”.
Este tipo de vehículo no está legislado, por lo que, como una bicicleta, no necesita registro ni patente.
“Debería haber gran cantidad de estos autos. Muchas veces consumimos enorme cantidad de energía para que una persona vaya a Capital. Genera humo, consume oxígeno”, cerró Ceniceros, que en dos meses recorrió 2 mil kilómetros con el auto ecológico.