(Ansol).- “Celebramos que la primera potencia del mundo haya adoptado una medida sanitaria para cuidar a su gente, similar a la que en Argentina pusimos en marcha hace cuatro años para mejorar la calidad de vida de la población y evitar muertes por enfermedades no transmisibles que bien pueden prevenirse”, sostuvo el titular de la cartera sanitaria el jueves 18.

Tras el anuncio del gobierno de Estados Unidos de que iniciará un proceso para restringir las grasas trans en los alimentos procesados, Gollan recordó que desde diciembre del año pasado está en vigencia en el país la reforma del Código Alimentario Argentino (CAA) que limita el contenido de ácidos grasos en la producción industrial.

Argentina reformó en 2010 el artículo 155 tris del CAA y estableció que el contenido de ácidos grasos trans en los alimentos elaborados no debe ser mayor al 2 por ciento del total de grasas en aceites vegetales y margarinas destinadas al consumo directo, y a 5 del total de grasas en el resto de los alimentos.

A partir de entonces se otorgó un plazo de 2 años de adecuación a la industria alimenticia en el caso de aceites vegetales y margarinas, y 4 años para los demás alimentos: ese período culminó en diciembre pasado, momento en el cual entró en vigencia plena la nueva normativa.

Según estimaciones de la cartera sanitaria argentina, la reducción del contenido de ácidos grasos en la producción industrial de alimentos evita cada año 1500 muertes, previene 2800 infartos y alrededor de 5373 eventos coronarios graves.

El asociativismo y los alimentos saludables

Desde el año 1999, la Cooperativa Obrera lleva a cabo el Programa de Alimentación y Salud con el que impulsó, través de un convenio con la Universidad de La Plata, la marca Ecoop “de productos saludables y funcionales, para lograr a mediano plazo un cambio positivo en la salud de los consumidores”, según detallaron desde la empresa.

Además, a través de un convenio firmado con la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Unicen), desde mayo pasado la cooperativa desarrolla alimentos saludables reducidos en grasas, sal y azucar.